16 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Egipto: ¿quién no quiere asociar su imagen a la de Mohamed Salah?

En un país cuya imagen se deterioró tras la revuelta de 2011 y los desórdenes políticos y económicos que siguieron, los éxitos del ‘Faraón’ representan una oportunidad de oro.

Foto 3 de 7
Egipto: ¿quién no quiere asociar su imagen a la de Mohamed Salah?

Egipto: la imagen de Mohamed Salah se muestra por todos lados. (AFP)

Egipto: la imagen de Mohamed Salah se muestra por todos lados. (AFP)

Comunicados patrióticos, anuncios publicitarios, pero también campañas antidroga: a medida que deslumbra al planeta fútbol, el delantero del Liverpool Mohamed Salah es el gran objeto de deseo de todo un país, Egipto, enloquecido con su ídolo.

En El Cairo, las más altas autoridades no se esconden. Mohamed Salah, pese a que trata de mantenerse alejado de la política, es “un símbolo del ‘soft-power’ de Egipto”, clama Ahmed Abu Zeid, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores.

Esta declaración en Twitter se produjo tras un nuevo recital del delantero, autor de un doblete y dos asistencias en la victoria por 5-2 de los Reds ante la Roma la semana pasada en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones. Un resultado que deberá defender este miércoles en el Olímpico romano.

Esta nueva gesta llevó al presidente Abdel Fattah al-Sissi, también en las redes sociales, a mostrarse “orgulloso” de Mohamed Salah “y de todo egipcio que lleve en alto el nombre de Egipto”.

En un país cuya imagen se deterioró tras la revuelta de 2011 y los desórdenes políticos y económicos que siguieron, los éxitos del ‘Faraón’ representan una oportunidad de oro.

Esperanza en Rusia 2018

El hecho que “un deportista de este nivel rompa el muro mediático y se convierta en una cara mundial repercute forzosamente (…) en su país de origen”, explica a la AFP Pascal Boniface, director del Instituto de Relaciones Internacionales y Estrategias (IRIS), autor de obras sobre la geopolítica del deporte.

Originario de un modesto pueblo del delta del Nilo (norte), Mohamed Salah ha superado un incontestable escalón en términos de notoriedad desde su llegada el pasado verano (boreal) a Inglaterra procedente de la Roma por 42 millones de euros, más otros ocho en bonificaciones.

Y los reconocimientos empiezan a acumularse, al punto que el jugador de 25 años es una alternativa creíble para disputar a las megaestrellas Cristiano Ronaldo y Lionel Messi el próximo Balón de Oro.

El 22 de abril, Mohamed Salah fue elegido el mejor jugador de la temporada en la Premier League y en enero pasado ya había sido nombrado mejor jugador africano del 2017.

Más allá de su rendimiento en el club, su nombre podría de nuevo exaltar a las masas en el próximo Mundial de Rusia, después de haber ayudado a clasificar a su selección a una cita mundialista tras 28 años de ausencia.

Pascal Boniface, no obstante, se mantiene escéptico sobre el alcance de los intentos de recuperación política a nivel internacional, “demasiado visibles” y comparados “a los antiguos medios de propaganda”.

En cambio, el triunfo del prodigio egipcio puede tener un efecto importante en la “autoestima nacional”, considera el experto.

En el Egipto de 2018, es difícil rivalizar con el presidente Sissi en términos de imagen. Sin embargo, en las pantallas de televisión, en las portadas de la prensa, en las vitrinas de los comercios o en los inmensos paneles publicitarios, la cara de Mohamed Salah es omnipresente.

Solo o acompañado por sus compañeros de selección o del Liverpool, el delantero promociona desde una marca de soda a un banco local.

Para el gobierno, Mohamed Salah apoya públicamente una campaña del Consejo Nacional para las Mujeres y también aparece en un anuncio del ministerio de la Solidaridad Social contra el consumo de drogas por parte de los jóvenes.

Según este ministerio, la campaña “Tú eres más fuerte que la droga”, difundida en bucle por televisión, ha permitido aumentar el número de llamadas al servicio de asistencia.

Posible sobreexposición

En Egipto, querer hacer de una gran estrella un símbolo de poder no es algo nuevo, destaca por su parte Gamal Abdelgawad, consultor en el Centro Al-Ahram de Estudios Políticos y Estratégicos.

En este sentido, “el mayor símbolo del ‘soft power’ de Egipto sigue siendo Uum Kalzum, reina incontestable y aún no destronada de la canción árabe incluso cuatro décadas después de su muerte”, subraya el experto.

Antes del fútbol, “el arte fue el ámbito más importante” de este ‘soft-power’ egipcio, insiste Abdelgawad.

El peligro es que como consecuencia de los intereses cada vez más grandes que rodean al jugador, la sobreexposición de su imagen puede convertirse en una fuente de conflictos.

Una polémica que se ha trasladado en los últimos días a Twitter entre el delantero del Liverpool y la Federación Egipcia por una fotografía del jugador en el avión oficial de los Faraones, el equipo nacional.

El problema es que la foto está al lado del logo del operador de telefonía móvil We, patrocinador de la selección… y competencia directa de Vodafone, ‘sponsor’ personal del futbolista.

Mohamed Salah salió de su silencio el domingo al publicar en Twitter un mensaje en el que calificaba la actitud de la federación de un “insulto muy grande”, antes de anunciar, más cordialmente y varias horas más tarde, que la situación estaba “en fase de resolución”.

Fuente AFP

NOTAS RELACIONADAS

Actualización de Rusia 2018 en FIFA 18 ya tiene fecha de lanzamiento [VIDEO]

La razón por la que Salah no jugaría la final de la Champions

Real Madrid venció 2-1 a Bayern Munich por la Champions League:
http://publimetro.pe/deportes/noticia-bayern-munich-vs-real-madrid-vivo-online-ver-directo-espn-y-fox-sports-champions-league-73280

Tags

Más Fotogalerías

Ir a portada