20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Cinco ataques de furia que mancharon el tenis

El tenis es conocido como un deporte de caballeros, pero no siempre es así. El argentino Nalbandian lo demostró en el torneo de Queen’s.

Cinco ataques de furia que mancharon el tenis David Nalbandian tras agredir al juez de línea en el torneo de Queen's (Foto: AFP)

Aunque los deportistas deberían ser el mejor ejemplo de juego limpio y una actitud positiva, algunas veces la furia y las malas reacciones también se apoderan de ellos.

El argentino David Nalbandian se ha convertido en la última estrella del tenis en pasar a esta lista negra con su desafortunada actuación en el reciente torneo de Queen’s, en Londres. Pero, ¿acaso Serena Williams o John McEnroe no hicieron cosas peores en un court de tenis? Un mal día lo tiene cualquiera.

David Nalbandian

El argentino (39º ATP) será hasta investigado por la Policía británica por patear un cartel en el torneo de Queen’s, que le produjo una herida a un juez de línea. Fue descalificado, perdió los puntos ganados en el torneo y deberá pagar US$12 mil.

Serena Williams

Ganadora de 13 Grand Slams, la estadounidense (6º WTA) perdió el control cuando le cobraron una doble falta en la semifinal del US Open del 2009 ante Kim Clijsters. “Te meteré la pelota por la garganta”, le gritó a la juez de línea, que se sintió amenazada de muerte.

Tim Henman

Este tenista inglés era el favorito para jugar la final de Wimbledon en 1995. Pero fue descalificado porque, molesto, lanzó un pelotazo que casualmente le cayó a una pequeña recogebolas. Henman se disculpó y le llevó un arreglo floral.

Jeff Tarango

Ese torneo de Wimbledon de 1995 tendría otro expulsado: Tarango, estadounidense nacido en 1968. Llamó al árbitro Bruno Rebeuh “el más corrupto del tenis” y mandó callar a los espectadores. Luego, su esposa bajó a la cancha y le dio dos cachetadas a Rebeuh.

John McEnroe

El mítico jugador estadounidense era conocido por sus victorias y sus peleas. Una de las más memorables se dio en el Abierto de Estocolmo en 1984, donde le gritó al árbitro y tiró un refresco salpicando al público, incluido el propio rey de Suecia.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada