22 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Cae el astro, muere la selección?

El argentino Diego Armando Maradona por dopaje en Estados Unidos-1994 o el uruguayo Luis Suárez por morder a un rival en Brasil-2014: son tan solo dos casos de selecciones que se desploman tras perder a sus grandes estrellas. Con la lesión de Neymar, ¿Llegará el fin de Brasil?

¿Cae el astro, muere la selección? (Foto: AFP)

AFP. La ‘Neymardependencia’ no era un secreto dentro de esta selección carente de ‘cracks’ como otras. El garoto de 22 años se echó más de una vez el equipo encima para mantener viva la ilusión del hexacampeonato en casa. Pero un rodillazo del defensa cafetero Juan Camilo Zúñiga en la base de la espalda a Neymar, cuando iban a disputar un balón, dejó al atacante fuera del Mundial con una fractura de vértebra.

Y ante la dura y favorita Alemania, Brasil buscará sin su estrella ni su capitán (Thiago Silva cumplirá suspensión) un pase a la final en el Maracaná. El seleccionador estudia ya los cambios tácticos para este partido.

En blanco y negro

En este Mundial-2014 ya otras selecciones se quedaron sin grandes referentes: Francia no contó con Franck Ribery y Colombia sin Radamel Falcao García. Ambos equipos fueron eliminados en los cuartos de final. Los galos llegaron a mostrar parte de su fútbol champán hasta que chocaron con Alemania, mientras que los colombianos, sin su ‘9’ estelar, se retiraron del Mundial con la cabeza en alto por su mejor campaña en la historia y con Neymar en el equipaje.

“Nos duele en el corazón que no pueda defender a Brasil en la Copa”, lamentó el “rey” Pelé en Twitter, recordando que una lesión le impidió completar el Mundial-1962 de Chile. “Pero Dios ayudó a Brasil a seguir hasta ganar el campeonato. Espero que ocurra la mismo con nuestra Seleçao en esta Copa del Mundo”, afirmó.

En esa época, Amarildo Tavares Silveira ocupó el lugar de “su majestad” y brilló en la conquista del bicampeonato. Pero no siempre hubo esa suerte. En el Mundial de 1938, Brasil perdió la semifinal (2-1) con Italia, al no contar con su estrella Leonidas da Silva, que no jugó por lesión sufrida en los cuartos de final contra Checoslovaquia.

Leonidas marcó dos en el 4-2 contra Suecia por el tercer lugar.

En 1954, el húngaro Ferenc Puskás salió lesionado después de la goleada (8-3) a Alemania en la fase de grupos. Sólo pudo volver a jugar para la venganza germánica en la final (3-2).

Efedrina en el Diego

Diego Armando Maradona, artífice del campeonato argentino de 1986, llegó al Mundial de Estados Unidos-1994 tras cumplir una suspensión de 15 meses desde abril de 1991 tras haber dado positivo en un control antidoping en un partido de la liga italiana.

Había sido llamado de urgencia de su retiro de las canchas para liderar un equipo que se perfiló candidato al título, pero que se derrumbó con su segundo escándalo de dopaje después del partido que Argentina le ganó a Nigeria 2-1. Con la aprobación de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), el ídolo fue excluido del plantel y se lo volvió a castigar con una suspensión.

“¡Me cortaron las piernas!”, bramó indignado el jugador considerándose víctima de una conspiración que nunca pudo ser probada. Había rastros de la droga efedrina en su control antidoping.

A pesar de que el equipo argentino contaba con grandes talentos -como Claudio Caniggia, Gabriel Batistuta, Fernando Redondo y Ramón Medina Bello- no pudo superar la salida del capitán y perdió el tercer partido de la fase de grupos con Bulgaria y cayó eliminada por Rumanía en octavos de final.

Vampiro celeste

Un mordisco acabó con el sueño uruguayo de reeditar el Maracanazo de 1950. El atacante estrella Luis Suárez mordió al defensa italiano Giorgio Chiellini durante el último partido disputado por la celeste en la fase de grupos.

En consecuencia, Suárez fue sancionado con nueve partidos oficiales de suspensión con su selección e inhabilitado durante cuatro meses de cualquier actividad relacionada con el fútbol.

Tuvo que abandonar la concentración y dejó un gran vacío en el equipo que se hizo sentir en el partido de los octavos de final, en el que cayó eliminado por Colombia (2-0).

Para Brasil, que no viene mostrando un fútbol brillante en “su” Mundial, queda huérfano de ‘crack’, el único “diferenciado” de su plantel.

Neymar dejó este sábado la concentración. Sus compañeros necesitarán de su apoyo, así sea a distancia, para mantener vivo el sueño.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada