Ventajas y desventajas de compartir la cama con tu bebé

Redacción Publimetro |

La práctica del colecho o cama familiar por lo general es practicada hasta los 5 o 6 años de edad del menor.

(Foto: Shutterstock)

Por Mariella Vega Swayne
Psicóloga de la Unidad de Diagnóstico
Centro Peruano de Audición, Lenguaje y Aprendizaje – CPAL
diagnostico@cpal.edu.pe

El colecho es el hábito por el cual bebés o niños pequeños duermen con sus padres. Comprende una serie de modalidades que van desde compartir la cama con el niño, hasta adicionar una cuna a la cama de los padres. Suele extenderse hasta que el niño tenga 5 o 6 años de edad y solicite dormir en otra habitación.

Existen muchas opiniones a favor y en contra de esta práctica, sustentadas en distintas investigaciones. Los que la promueven señalan que considerando las normas de seguridad, esta puede ser una experiencia muy integradora y positiva tanto para el niño como para los padres.

Entre los beneficios están:

• Mejora la calidad de sueño, ya que al tener al bebé cerca se le puede calmar rápidamente sin necesidad de despertarse completamente.
• Reduce el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita, pues al estar la madre cerca al bebé durante la noche podría darse cuenta con mayor rapidez si algo sucede.
• Crea un vínculo más estrecho entre la madre y el bebé.
• Facilita la lactancia.

En contraste, la postura en contra señala una serie de desventajas:

• Existe el riesgo de que el bebé sea asfixiado o aplastado por los padres, ya que las personas no controlan sus movimientos mientras duermen. Inclusive el bebé podría caerse de la cama si duerme solo con uno de los padres.
• Considerando que los niños pueden moverse constantemente al dormir, este hábito impide que los padres logren un sueño apropiado.
• Los padres pierden la intimidad, afectando a su vida de pareja.
• No favorece a la independencia del niño, pues este solo logra conciliar el sueño si lo hace con los padres.

El tema da para discutir, lo más importante es que cada familia decida qué es lo mejor para ellos según su cultura y posturas personales, sobre todo, anteponiendo el bienestar del niño.

Lo más visto
Más en VIDA Y ESTILO