El síndrome Selfie, retrato del narcisismo en redes sociales

Redacción Publimetro |

Tendencias virtuales. Un informe revela cómo el uso excesivo de Facebook y Twitter despierta el ego de los usuarios. Los especialistas alertan sobre sus efectos negativos.

(Foto: Shutterstock)

Metro World News. El uso desmedido de las redes sociales refleja, en sus jóvenes usuarios, signos narcisistas. Esta es la conclusión a la que ha llegado un análisis publicado en el sitio web especializado en tecnología The Best Computer Science Schools. A este nuevo fenómeno lo ha han identificado como el síndrome selfie.

Basados en investigaciones de la Universidad Estatal de California y Michigan en Estados Unidos, el reporte alerta sobre los efectos negativos de usar en exceso plataformas como Facebook y Twitter.

Los jóvenes presentan así síntomas como el de no saber escuchar y manifiestan una gran preocupación por sí mismos.

También suelen sentirse superiores a los demás, son egoístas, se irritan fácilmente y son incapaces de aceptar críticas. Les encanta además hacerse ‘selfies’, es decir, fotografíarse a sí mismos con algún aparato electrónico.

“En lugar de escuchar a fin de responder, los narcisistas escuchan con el fin de descartar, negar, ignorar, minimizar o preocuparse por alguien irrelevante”, señala el estudio.

Para Octavio Regalado, especialista mexicano en redes sociales, los usuarios elaboran día a día una pequeña novela de su vida en la que el Facebook es el espejo y el Twitter el megáfono social. Buscan likes o follows de los demás usuarios de estas dos plataformas.

“Dado que empieza el tema de la aceptación de los demás, el usuario tiende a hacerse adictivo a que le den un ‘me gusta’. Tienen la necesidad de presumir de lo que están haciendo siempre”, sostiene Regalado.

Especialistas del Centro de Tratamiento e Investigación de la Ansiedad de México sostienen que, si bien el síndrome selfie es una moda, ya hay repercusiones en las relaciones interpersonales y la salud de los usuarios.

Lo más visto
Más en actualidad