El lunes y yo (OPINIÓN)

Redacción Publimetro |

De aquí para allá por el siempre imponente Centro de Lima. Nuestra columnnista Zoë Massey relata sus experiencias en esa parte de la ciudad

(USI)

Zoë Massey

Saliendo de mi rutina usual, voy a caminar por el Centro de Lima. Tengo una reunión de chamba, un buen almuerzo con su conversa y ganas de ver galerías. Me enrumbo entonces en el Metropolitano hasta la estación del Jirón de la Unión. En cada parada, sube más gente y empiezo a sentir esa angustia pequeña de siempre: “Va a llegar mi estación y no voy a poder bajar”. Pero lo logro (como siempre sucede al final).

Desde chica, disfruto mucho caminar por el centro de nuestra ciudad e imaginar cómo era en su época de gloria, cuando todos esos balcones no eran un riesgo a punto de caerse o cuando tantas casas maravillosas no eran tiendas de zapatos o de ropa en cerros en los que puedes bucear. Voy camino a la galería Pancho Fierro, esa que está al lado de la Municipalidad de Lima y por donde te ofrecen paseos al Cerro San Cristóbal (toma uno, a pesar de que la subida es un poco de montaña rusa, la vista en un día despejado es espectacular). Bueno, llego y… cerrado. Es lunes, desde afuera veo que hay una exposición de Tola, Las Voces de Tola, se llama, y me causa un poco de gracia recordar aquel episodio de su discurso balbuceante en Miraflores hace un tiempo. Y bueno, se suma a la chapa ya conocida de “nuestro” alcalde, que hoy aparentemente escribe prólogos de catálogos de arte, según puedo ver en el de Tola que amablemente me entregó el hombre de seguridad de la galería.

Camino entonces por el Paseo de los Escribanos. Hay una exposición de fotos sobre trata de personas, específicamente de niños. Leo algo ahí que me escarapela la piel: “La trata de personas es el tercer negocio ilegal más rentable del mundo, después del tráfico de drogas y armas”. La infancia no se vende se llama la muestra y es oportuno informarse al respecto. Es también muy importante saber dónde denunciar casos de explotación sexual: a los teléfonos 100 o 1818.

Decido entonces caminar hacia La Casa de la Literatura, ex Estación de Desamparados… cerrado también. De afuera veo que la muestra Todo, menos morir. Soledad y genio de Martín Adán sigue hasta el enero que viene. Que el próximo miércoles 9 el escritor chileno Jorge Edwards estará en un conversatorio con el peruano Jorge Eduardo Benavides, y que Mi casa es linda. Literatura ilustrada para niños en el Perú, muestra inaugurada el 18 de abril de este año, estará abierta hasta el domingo 20 de diciembre. Ya un poco sin rumbo me siento un rato en las afueras del Convento de San Francisco a ver las palomas comer y volar un rato.

Pienso ir al Centro Cultural Garcilaso de la Vega, donde está la exposición 45 Fotógrafas Peruanas, pero mejor llamo primero y, bueno, está cerrado. Exponen allí mujeres tan talentosas como Solange Adoum, Mariella Agois, Gladys Alvarado, Luz María Bedoya, Beatrice Velarde, Ana Cecilia Gonzales Vigil, Alejandra Devéscovi y Sandra Elías. Me quedé sin verlo por ahora, ya que el horario de atención es de martes a viernes de 10 a.m. a 8 p.m.; y sábados, domingos y feriados, de 10 a.m. a 6 p.m.

Un poco en la nebulosa de no haber visto nada, pero sí disfrutado mucho, me voy al Cordano, pido un café cortado y un pie de limón… adivinen qué. No había de limón. Como de manzana y me río, los lunes no son mi día.

Lo más visto
Más en actualidad