Cuba: 'La Bodeguita del Medio' cumple 76 años como el más emblemático restaurante

Redacción Publimetro |

Hemingway degustaba a diario en ese lugar su coctel preferido, que inmortalizó con la frase “Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquirí en El Floridita”.

Es difícil hallar una mesa en “La Bodeguita del Medio”, el más emblemático restaurante de Cuba, que hoy cumple 76 años convertido en un punto de atracción turística en La Habana.

En sus apretadas salas se pueden encontrar desde chinos y japoneses, hasta alguno que otro estadounidense que se escapó de las rígidas sanciones con las que la Casa Blanca impide los viajes turísticos a la isla.

“Este es un lugar mágico”, dice a Xinhua la argentina Romina Portuondo, una docente universitaria que termina sus vacaciones en Cuba con una visita al restaurante, donde se aprecia una marcada amalgama entre cultura, tradición culinaria y celebridades.

Más allá de la deliciosa comida cubana que se ofrece, la fama internacional de “La Bodeguita del Medio” se debe en buena medida al escritor estadounidense Ernest Hemingway.

Hemingway degustaba a diario en ese lugar su coctel preferido, que inmortalizó con la frase “Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquirí en El Floridita”.

El nombre del sitio se debe a la ubicación en la centenaria calle habanera de Empedrado, donde un espabilado emprendedor, Angel Martínez, abrió en 1942 la fonda “La Casa Martínez”.

La fonda fue abierta en el centro de la cuadra, un local que el 26 de abril de 1950 cambió su nombre por el que hoy se conoce en todo el mundo.

“La Bodeguita del Medio” es reconocida en la actualidad como uno de los rincones más bohemios de la capital de Cuba.

Se encuentra en el número 206 de la calle Empedrado, vía cubierta de las famosas piedras “chinas pelonas”, muy cerca de la Plaza de la Catedral, en La Habana Vieja, Cuba.

El ya fallecido Martínez, quien era nieto de canario y guajiro de Vueltas, una localidad en el centro de la isla, trabajó desde niño como dependiente de bodega.

Vivía en Majagua, cerca de la central ciudad de Ciego de Avila, cuando a principio de la década de los 40 del siglo pasado quiso probar suerte en la capital cubana.

Años antes de su partida a La Habana, Martínez fue asiduo cliente del café y fonda “La Confronta”, que estaba en una céntrica esquina de la ciudad de Ciego de Avila, sitio de fama por su buena cocina y acogedor ambiente.

Años después, el propio Martínez reconocería, en reiteradas ocasiones, que su comercio fue hijo de “La Confronta”, sitio del que reprodujo el carácter criollo y popular, así como el cubanísimo sabor de sus platos.

En 1942, adquirió la bodega “La Complaciente”, un modesto comercio que remozó y nombró “La Casa Martínez”, donde vendía bebidas y víveres, mientras su esposa cocinaba la típica comida cubana para unos pocos comensales.

Cuatro años después, Félix “Felito” Ayón, escritor y director de una editorial, instaló su imprenta al lado del comercio de Martínez, convirtiéndose en su cliente, además de comenzar a llevar a sus colegas a almorzar a aquella bodega con fonda.

“Felito”, quien no tenía teléfono en su imprenta, recibía los recados en el de Martínez, y cada vez con más frecuencia anunciaba próximos encuentros “en la bodeguita del medio de la cuadra”.

Nació así, impulsado por Ayón y con la aprobación de Martínez, el nuevo nombre del lugar, que ha dado la vuelta al mundo y por donde han pasado personalidades como Mario Benedetti, Pablo Neruda, Errol Flyn, Nicolás Guillén, Pablo Milanés y Silvio Rodríguez.

En la larga lista de celebridades que han pasado por ahí están Salvador Allende, Wifredo Lam, Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier, Agustín Lara y Brigitte Bardot.

En recuerdo a esas personalidades siempre se mantienen reservadas dos mesas de manera simbólica, una a nombre de Nicolás Guillén, el poeta cubano, y otra para Nat King Cole, el afamado músico estadounidense.

Las paredes del local, llenas de firmas y fotografías, en una tradición iniciada por el periodista de Cuba, Leandro García, convierten al lugar en un sitio lleno de historia y reservorio de la memoria colectiva.

En sus más de siete décadas de vida, el sitio ha traspasado las fronteras de la isla y hoy en día cuenta con filiales en otros puntos del planeta como Alemania, Australia, Colombia, España, Francia, Líbano, Macedonia, México, Reino Unido, República Checa, Ucrania y Venezuela.

Por Raúl Menchaca / Agencia Xinhua

NOTAS RELACIONADAS

‘Domesticación vs. Lo mejor que puedo ser’, por Ismael Cala

Perú es el primer abastecedor de cafés especiales a Estados Unidos

Fidel Castro Díaz-Balart se suicidó informó la prensa de Cuba

Tags

Cuba

Lo más visto
Más en actualidad