El presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, insistió en que el “diálogo es el camino a la democracia”. En ese sentido, ratificó que el Gobierno está comprometido para establecer un espacio de entendimiento con las poblaciones que han mostrado su rechazo tras otorgarse la licencia de construcción a la empresa Southern Copper Corporation, para el proyecto minero Tía María (Arequipa).


Tras participar en la inauguración del primer módulo integral de seguridad y justicia, implementado en La Victoria, Del Solar, aseveró que el Gobierno trabaja para superar las dificultades.


Por ello indicó que es importante lograr un puente de comunicación con ciertos grupos de comunidades de la provincia de Islay que rechazan el proyecto minero.


“Hacemos un llamado al diálogo en el caso del proyecto minero Tía María. El diálogo es el camino de la democracia. Está claro que el Gobierno ha otorgado una licencia de construcción y que la empresa se ha comprometido a construir hasta que exista un ambiente suficientemente propicio para hacerlo y esos ambientes se crean a través del dialogo”, dijo.


Reiteró que la empresa minera Southern Copper Corporation obtuvo la licencia de construcción al cumplir con los todos los procedimientos administrativos. Sin embargo, precisó que existe el compromiso de la misma a no construir mientras el ambiente no sea favorable.


“La licencia de construcción es un trámite administrativo. Cuando un administrado que puede ser una ciudadana cumple con los requisitos, el Estado tiene que responder otorgando las licencias. Ahora como hay conciencia de que, en el ambiente, en el Valle del Tambo hay oposición, es responsable decir no se va a construir. Existe la licencia, pero se reconoce que el ambiente no es el más favorable. Hay que trabajar para despejar todas las inquietudes y continuar”, añadió.


“Derecho a la protesta en legítimo”


El jefe del Gabinete Ministerial en diálogo con Cara a Cara consideró legítima las inquietudes y las dudas de algunos sectores en relación al proyecto minero Tía María y el derecho a expresarlas en forma pacífica. En ese sentido, señaló que se debe dar paso al diálogo con los representantes de la provincia de Islay y del Valle del Tambo.


Reiteró la disposición del Poder Ejecutivo al diálogo, sin imposiciones. Mencionó que no hay una fecha definida para establecer el diálogo con autoridades del Valle del Tambo.


"Creemos que el derecho a la protesta es absolutamente legítimo [...] No somos un gobierno que impone las cosas, somos un gobierno que escucha y dialoga, que sopesa. En este caso mantenemos esta disposición", indicó.


"Entendemos que tienen una serie de razones para estar así. No nos parece irracional haya oposición. Lo que creemos es que debemos dar paso pronto a un espacio de conversación. No habido actividad minera en este valle por eso es absolutamente comprensible que haya cierto temor porque es una zona agrícola. Hay que escuchar las inquietudes y también a la empresa", agregó.


"No tenemos una fecha definida. En un momento los alcaldes de la zona rechazaron [el diálogo] Nosotros siempre estamos dispuestos", dijo.


El martes, el Gobierno dio luz verde a este proyecto minero a pocas semanas de que venza el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que perdía vigencia el próximo 1 de agosto.


El gobernador regional de **Arequipa**, Elmer Cáceres Llica, rechazó que el Ejecutivo haya dado tal autorización porque "no se ha establecido el mecanismo de diálogo necesario con la población del Valle de Tambo", y pidió al presidente Vizcarra viajar a la zona para que conozca la postura de los ciudadanos.


Las poblaciones de Valle de Tambo se congregaron el martes en el distrito de Cocachacra, provincia de Islay (Arequipa), donde acordaron durante una asamblea acatar un paro indefinido desde el próximo 15 de julio en protesta al otorgamiento de la licencia a Southern Perú.


De otro lado, la empresa minera aseguró que no iniciará la ejecución de las obras en Tía María “sin antes generar, en coordinación con el Ejecutivo, espacios de diálogo en los que se absuelvan las inquietudes y se dé las garantías que la población necesita, a fin de lograr un contexto social más favorable”.