19 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Zinab Hassan: "La gente en Egipto ya no sale de su casa"

Una peruana que radica en este país árabe nos cuenta cómo se vive la crisis tras el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi.

Zinab Hassan: "La gente en Egipto ya no sale de su casa" (Foto: AFP)

Por: Erika Padrón

La violencia en Egipto no parece tener fin. La escalada de violencia se inició el 3 de julio pasado con el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi por parte de los militares. Zinab Hassan, una peruana de 38 años que radica en Alejandría, Egipto, le cuenta a Publimetro cómo es la vida en este país, que hoy se sume en la desesperación y la anarquía.

¿Desde cuándo radicas en Egipto?
Me casé con un egipcio a fines del 2006. Entonces decidí conocer su país y establecer una nueva vida aquí. Tuve que cambiar de religión y abracé el islam, una fe que me gusta y con la cual me siento a gusto, aunque por ella tuve muchos problemas con mi familia.

¿Cuán dura está la situación en Egipto?
Es muy tensa y difícil. Después del Ramadán (el mes sagrado para los musulmanes) el Gobierno militar, que puso en el poder “temporalmente” a Adli Mansur, pidió a los defensores del derrocado Mursi que se retiraran de las plazas. Ellos hicieron caso omiso y, al tercer día de advertencias, los militares los atacaron con bombas y tanques. Hubo muchos muertos.

¿A qué se dedican tu esposo y tú?
Soy ama de casa, mi marido tiene un negocio de construcción, así que tendríamos la facilidad de viajar a otro país si lo deseamos. ¿Y qué hace una familia promedio ante tanta violencia? Se queda en casa. La gente no tiene ánimos para ir a pasear, aunque estemos en verano. No hay ánimos para ir a la playa, ni siquiera para salir a comer porque las imágenes son devastadoras. Como madre, me entristece ver a un niño llorando porque a la mamá le dieron un balazo o porque está tirada herida en la calle. Esto afectó anímicamente a todos los hogares egipcios.

¿Qué es lo que el Gobierno les ordenó?
Tenemos toque de queda desde las 9 p.m. hasta las 7 a.m. del día siguiente. Así que es mejor no salir de casa. Aunque las manifestaciones se dieron a nivel nacional, fueron más duras en El Cairo.

¿Qué es lo que más te ha impactado en estos días?
Ver a la gente siendo arrastrada, con la cabeza amarrada, o jóvenes con la cara destrozada. Incluso han quemado a muchos heridos. Otra cosa es la desigualdad. El Ejército pelea con gente que no tiene armas. Las personas siguen reclamando y las muertes no han parado.

¿Tú y tu marido han participado en las manifestaciones que piden reponer a Mursi en el poder?
Solo mi esposo, Khaled Hassan, pero no lleva ni un arma. Él y sus amigos se guarecen en los tejados de las casas si hay problemas.

¿No te da miedo el peligro?
En una manifestación, un día le rozó a Khaled un perdigón bajo el párpado, pudo hasta perder la vista. Fue un milagro que no le pasara nada.

¿Tienes contacto con tus compatriotas?
Hay una comunidad peruana aquí… muchos son de Lima. Afortunadamente, todos estamos bien mientras nos mantengamos en casa. Por ejemplo, estos días han estado calmados, tanto en El Cairo como en Alejandría; aunque dicen que habrá nuevas manifestaciones, por lo que la gente está tratando ya de armarse y luchar para que vuelva la democracia.

¿Crees que los medios egipcios han sido parciales en la información?
Las noticias las dan el canal del Gobierno y otros medios, pero cada quien dice su versión: mientras uno maneja un número de muertos, el otro lo desmiente.

¿Cuando gobernaba Hosni Mubarak (predecesor de Mursi que gobernó casi 30 años) prevalecía la calma?
Era un país tranquilo. A pesar de todo, Mubarak sabía cómo controlar las cosas, podías caminar por las calles y nadie te robaba tu cartera, como suele suceder en algunas partes de América Latina. Incluso las mujeres andaban vestidas con oro. Ahora no ves a nadie. La gente religiosa (islamista) es atacada en las calles.

Hemos visto a mujeres musulmanas en estas manifestaciones. ¿Ellas también están inconformes?
La religión islámica es un modo de vida. El que dice que la mujer musulmana está oprimida se equivoca. Hay que leer mucho sobre la posición que tienen en Balance mortal 250 simpatizantes de Mursi han muerto en enfrentamiento con las fuerzas del orden, según la Hermandad Musulmana, grupo al cual pertenece el derrocado presidente. el islam y se darán cuenta de que gozan de muchos beneficios. Tenemos voz y voto. Las mujeres en Egipto trabajan y manejan autos y ves a más mujeres trabajando que hombres. Por eso salimos a las calles.

¿Crees que hay una solución pronta para el conflicto?
Va para largo. Estamos a un paso de la guerra civil, podríamos entrar en un problema como el de Siria. La paz está muy lejos.

¿Qué le dirías a la gente de otros países?
Que nos ayuden para que se respeten los derechos de la gente y cese esta matanza.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada