23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Yzhiyatha (vivir escapando) [OPINIÓN]

“Salgo como salí hace unos años de Yuyanapaq, como golpeada. Salgo dolida, triste, pero fuerte a la vez. Todo esto pasó de verdad, sigue pasando…”

Yzhiyatha (vivir escapando) [OPINIÓN] Es imprescindible una visita al Lugar de la Memoria. (Facebook)

Por un buen tiempo en el recorrido a mi trabajo fui viendo cómo se iba armando esta imponente construcción en la bajada a la playa. Mis dudas sobre el lugar, el diseño y cosas que de verdad sin mucha importancia real (aunque no entiendo hasta hoy porque tiene una pared gigante hacia el mar) siempre fueron opacadas por la urgencia de tener un espacio dedicado a nuestra memoria reciente, a los relatos que no debemos callar y a todo lo que debemos aprender pero que muy poco se enseña en la escuela o universidad.

Luego de pasar varias veces de por la puerta, de quedar otras varias con amigos en ir. Fui la semana pasada al Museo de la Memoria. WOW. Por todos lados, wow. Primero el impacto visual del espacio. Aunque muchos discrepen en su construcción, me he quedado sorprendida de las instalaciones mismas. Me tocó ir a hablar sobre nuestras cometas al auditorio y es un espacio que deberíamos aprovechar más. Es amplio todo, iluminado, fuerte. No sé si es parte del diseño original, aunque lo imagino, pero el piso de cemento parece un camino de tierra, un sendero de campo, pero endurecido. Aunque por ahí que eso ya lo relacionó mi mente luego de ver la muestra “Afectaciones” muestra permanente en el 1er nivel. Pasearte por una línea de tiempo e imágenes de los años de terror intensos de nuestro país, con la sensación de ver un buen resumen de Yuyanapaq (aún visitable en el Museo de la Nación), cifras impactantes que deberíamos tener presentes y para luego terminar en la zona audiovisual. Ahí, instaladas impecablemente varias pantallas te permiten mirar a los ojos a varias personas que te cuentan su historia de estos años. Historias de dolor, de miedo, de huida, de tortura, de muerte, de vacío. Imposible que no se te haga un nudo en la garganta. Que no te vuelvas a indignar. Al fondo una pared que puedes intervenir con mensajes donde encuentro que se repite varias veces el “Nunca Más” y muy importante “perdón”.

De salida de este espacio en un pasaje de fotografías espectaculares se leen frases en diferentes idiomas nativos. “Huimos llevando nuestras vidas”, “somos personas arrojadas de nuestro lugar de origen”, “tiempo de miedo”…

Salgo como salí hace unos años de Yuyanapaq, como golpeada. Salgo dolida, triste, pero fuerte a la vez. Todo esto pasó de verdad, sigue pasando en varios puntos, y depende de todos nosotros no repetir, perdonarnos, abrazarnos como país, reconciliarnos con nuestro pasado para poder vivir más fuertes el presente. No negarlo, ocultarlo ni callarlo. Son demasiadas muertes y personas aún desaparecidas que no merecen ser olvidadas como si no hubieran existido. Como si la culpa viniera de una sola persona… como si nadie más nunca fuera responsable. Decidí no ver más ese día, pero quiero volver con más tiempo y tranquilidad.

Me da gusto saber que varios colegios hacen visitas a este espacio. Es importante. La entrada es recomendada a niños mayores de 12 años, acompañados claro. Punto importante, la entrada no tiene costo alguno, y está abierto de martes a domingo de 10 am a 6pm. Puedes bajar caminando desde la Av. El Ejército (aunque debo recomendar no respirar mucho si vas en hora punta… el nivel de CO2 es espantoso; algo que habría que tomar en cuenta por el bien del trabajador de la entrada del museo quien está ahí todo el día respirando esto que opaca a la brisa marina). En la página del LUM puedes hacer una visita virtual… pero recomiendo la real.

Puedes encontrar aquí, exposiciones temporales y permanentes, proyección de documentales y cine, al igual que conferencias. También cuenta con un programa de actividades y el centro de documentación e investigación donde puedes encontrar mucha información más. De verdad que GUSTO tener este espacio. No tienes excusa para no ir y aprender más del país en el que vives hoy. No querer saber no es una opción.

LUM : Lugar de la Memoria, Bajada San Martín 131 Miraflores telef: 7192065

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada