15 de noviembre de 2018
Verónica Klingenberger, @vklingenberger |

Y en otras noticias...

Nuestra columnista Verónica Klingenberger opina sobre ‘The Newsroom’, las elecciones en Venezuela, Casacor y el pedido de indulto a Fujimori.

Y en otras noticias... (Foto: Vanity Fair)

Por: Verónica Klingenberger, @vklingenberger
Después de ver Newsroom , la nueva serie de Aaron Soskin (The West Wing), cualquier periodismo televisivo resulta mediocre. Necesitamos pronto que Will McAvoy dé las noticias en tiempo real y, de paso, se invente las locales.

Las elecciones en Venezuela nos hicieron confiar durante algunas horas en que la democracia a eces trae cosas buenas. Hasta que Chávez venció a Capriles , primero en Twitter (Lanata destruyó cualquier signo de esperanza con solo dos palabras: “Chávez ganó”) y luego en CNN. El soso discurso posderrota del chamo de 40 años que cualquier ciudadano decente quería ver como presidente solo legitimó el triunfo de uno de los peores dictadores que hayamos tenido en la historia de América Latina. No escuché ni una sola palabra sobre el desastroso estado de la economía venezolana, de los servicios públicos, del control de los medios, de la falta de justicia, de la inseguridad, de la corrupción. Lo sé, soy una mala perdedora, pero no se reconoce el triunfo de un villano sin recordarle al mundo las razones por las cuales sigue siendo el malo, a pesar de la ceguera de 7 millones y medio de venezolanos.

La nueva edición de Casacor solo confirma la majestuosidad de las antiguas casonas limeñas (la Casa Mujica y Casa D’Pardo acogen esta nueva edición). Hay que hacer un ligero esfuerzo mental para imaginarlas sin esos terribles decorados, pero vale la pena la visita a pesar de los diseñadores.

Keiko Fujimori anunció que mañana solicitará el indulto humanitario para su padre y aseguró que en caso se le dé el milagro morado, Alberto Fujimori pagará la reparación civil impuesta, a pesar de que nunca recibió su pensión como ex presidente ni profesor. La congresista aseguró que harán “un gran esfuerzo” económico, pero cumplirán con el desembolso. ¿Por qué no se esfuerza en recordar dónde están los 1.200 millones de dólares que su padre le robó al Estado peruano, según cálculos estimados por el ex procurador anticorrupción José Ugaz? Eso debería ayudarla en tan difícil momento, como recordar que Laura Bozzo y Juan Luis Cipriani están a favor de su causa. Así de noble.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada