13 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Voluntarios resguardan a protestantes egipcias contra hostigamientos sexuales en manifestaciones

Los voluntarios del grupo “Los Guardaespaldas de Tahir” rondan la Plaza de la Liberación en busca de alguna manifestante en peligro.

Voluntarios resguardan a protestantes egipcias contra hostigamientos sexuales en manifestaciones (Foto: Metro World News)

A dos años de la triunfante “primavera árabe” en Egipto, que derrocó a Hosni Mubarak y puso en el poder al actual presidente Mohamed Mursi y su domino islamista, las protestas han retornado a la Plaza de Tahir o Plaza de la Liberación en el centro de El Cairo.

Pero estas movilizaciones han traído consigo algo más alarmante: una plaga de agresiones sexuales (manoseos y golpes) contra las manifestantes, llegando a
reportarse 25 ataques en lo que va del año. Ante tal situación, las mujeres egipcias han optado por defenderse a través de algunos grupos de la sociedad civil que han ofrecido darles la protección que la policía no les brinda.

“Queremos crear espacios seguros para que las mujeres puedan salir a las calles a protestar sin temor a ser violadas”, dice a Publimetro Salma, miembro fundador de “Los Guardaespaldas de Tahir”. “Tenemos varios voluntarios que se han ofrecido a patrullar la plaza durante las habituales protestas de los viernes y, si ven a alguien queriendo abusar de alguna chica, la pondrán inmediatamente a buen recaudo”, agrega.

Los uniformados voluntarios tienen como prioridad evitar usar la violencia, dice Salma; sin embargo, llevan siempre chalecos protectores y usan cascos, pues aceptan el hecho de que están siempre expuestos. “Estos muchachos han sido golpeados y hasta apuñalados en sus esfuerzos por impedir ataques”, indica Salma.
Una ola de hostigamientos sexuales en plenas manifestaciones contra el régimen ha obligado a muchas mujeres en Egipto a resguardarse en voluntarios que les dan protección.

“Los Guardaespaldas de Tahir” fueron creados en diciembre por un pequeño grupo de amigas, en respuesta a su creciente miedo de acudir a las protestas y ser violadas. Ellas crearon una cuenta de Twitter para que cualquiera pueda reportar abusos y, poco a poco, muchos se sumaron a la causa.

Rápidamente, el grupo creció a 300 activos voluntarios que se aliaron a movimientos similares como el “Basma y Operación contra el acoso” (OpAntiSH), con los que ya planean lanzar cursos de defensa personal para las muchachas. “La iniciativa está haciendo la diferencia porque nos hacen llegar casos para que podamos brindar la ayuda psicológica y médica correspondiente”, dice a Publimetro
el doctor Farah Shash, investigador principal de violencia contra la mujer en el Centro El-Nadeem de El Cairo.

Pero Shash cree que el gobierno está frenando cualquier progreso civil. “Vemos un patrón en las violaciones y sabemos que no es algo improvisado. Pero al negarse a tomar medidas concretas, el Ministerio del Interior está, implícitamente, permitiéndolas”, dice.

Tags

Ir a portada