21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Nada como jugar fulbito...en una cancha que flota sobre el agua

Cualquier mínimo error lleva la pelota al agua. La Isla de Panyee, al sur de Tailandia, cuenta con una insólita cancha de fútbol flotante.

(Foto: AFP/Video: AFP)

AFP. Pero desde que se construyó, la comunidad de la isla de Panyee ha cambiado. La primera versión estaba hecha de madera y era aún más difícil jugar. Así que los niños de la localidad tenían que buscar otro lugar para hacerlo.

“Antes, yo jugaba en la playa de arena de allí. Teníamos que tomar un bote para llegar y entrenar. Luego regresábamos a la isla y jugábamos en una pequeña plataforma de madera donde teníamos que evitar los clavos. Era arriesgado y peligroso. Pero teníamos que jugar allí porque no teníamos otra cancha”, cuenta Prakit Prasanpan, conductor del bote.

Esta última, sin clavos, se creó en 2010 como parte de la campaña publicitaria de un banco del país. Después de emitir el comercial se ha vuelto cada vez más popular entre los turistas.

Eso ha ayudado a que los restaurantes y los negocios locales prosperen y los jóvenes dejaron de emigrar tanto a la península en busca de trabajo.

“Los trabajos aquí son mejores que en la península. Los jóvenes pueden ganar dinero más fácil aquí, pueden ganar mucho conduciendo canoas. Tienen buenos ingresos. Ha habido mucha gente de fuera que se ha mudado aquí”, señala Aporn Janchulee, dueño de un puesto en el mercado.

Se mantendrá la cancha

A pesar de que la isla tiene ahora una cancha de cemento y la rodea una red, el jefe de la isla apuesta por mantener la flotante.

“Creo que deberíamos mantener esta cancha para nuestros hijos y nuestros nietos porque se puede decir que es única de este pueblo”, dice Muhammad Prasanpan, jefe de la isla de Panyee.

Jugar con la pelota en corto ha ayudado al equipo local a mejorar sus habilidades ya que un pequeño error significa un viaje al agua. Así que esta insólita cancha les ha permitido ganar varios títulos de liga.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada