23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Venezuela: La dura vida de los acaparadores

La escasez cotidiana de productos básicos en Venezuela hace que muchas personas hayan convertido sus despensas en auténticos supermercados.

(Video: Daphnée Denis, Jesus Olarte / AFPTV / AFP)

AFP. Cuando Mónica Arias se dio cuenta de que estaba embarazada, una de sus primeras paradas fue… el supermercado.

Venezuela sufre una escasez crónica de productos y los pañales son cada vez más difíciles de encontrar.

“He comprado o encargado que me compren medicamentos de nene, porque he sabido de muchas compañeras que han tenido bebe recientemente de que también han estado escaseando la parte de los medicamentos, entonces inclusive para una simple gripe no tienen como bajarle la fiebre a un bebe y eso de verdad que es muy peligroso”, señala la ama de casa Mónica Arias.

Como ella, muchos venezolanos han comenzado a almacenar todo tipo de productos tanto de comida como de higiene.

La escasez de divisas ha traído consigo severas restricciones a las importaciones.

Sumada a la caída del precio del petróleo y a una inflación galopante, (los importe) el costo de los productos se ha disparado.

El gobierno intervino algunos supermercados y farmacias privadas y acusó a sus propietarios de desestabilizar la economía.

Hacer cola durante horas para comprar lo que sea que esté disponible es ya parte de la vida cotidiana.

“Cuando el ciudadano tiene que hacer largas colas, tienen que ir de un lugar a otro, pasa mucho trabajo para conseguir un producto que es necesario e indispensable para su familia, cuando llega al anaquel donde está el producto y lo consigue pues es muy natural que trate de comprar algo más”, señala Roberto León, presidente de la Asociación de Consumidores.

Incluso teniendo las reservas llenas se pueden pasar apuros.

Hosmilet lo sufrió recientemente con la leche.

“La leche de los niños, llegue a durar una oportunidad de 3 meses sin conseguir leche y ya estaba con el último pote, y llegue y vendían 4 y bueno 4 mi esposo 4 yo entonces bueno, entonces también es mi cuñada que tampoco consigue y a veces hacemos cambios”, cuenta.

Al convertir su propia casa en un almacén, Hosmilet espera proteger a su familia de la peor de las crisis de Venezuela.

Mientras en los supermercados de verdad continúan escaseando los productos básicos.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada