21 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Para los venezolanos cada vez es más difícil llamar al exterior

Las empresas locales de telefonía se están atrasando en sus pagos a sus socios internacionales, quienes gestionan las comunicaciones con el extranjero. El país centroamericano se aísla cada vez más del mundo

Para los venezolanos cada vez es más difícil llamar al exterior (Foto referencial: Shutterstock)

(AP). A los venezolanos les resulta cada vez más difícil hacer llamadas telefónicas al exterior ya que las empresas locales se están atrasando en los pagos a sus socios internacionales en medio de una escasez de divisas que hace que el país se aísle progresivamente del resto del mundo.

La principal empresa telefónica privada de la nación, Movistar, suspendió las llamadas a casi todos los países en mayo y solo ofrece comunicaciones con 10 naciones. La otra compañía privada del ramo grande, Digitel, interrumpió los servicios a más de 100 naciones casi al mismo tiempo y posteriormente le dijo al congreso que adeuda decenas de millones de dólares a proveedores extranjeros.

Las interrupciones de servicios no han sido anunciadas formalmente y los venezolanos se enteran cuando intentan hacer una llamada al exterior y son derivados a un servicio automático que les informa de algún error.

Servicios de llamadas a través de la internet como Skype son una ayuda parcial. Mucha gente no tiene acceso fácil a servicios de WiFi y deben contratar planes telefónicos con datos muy costosos. Y los servicios que permiten hacer llamadas gratis a celulares usando la internet requieren una tarjeta de crédito extranjera, algo que la mayoría de los venezolanos no tienen.

El servicio telefónico de Venezuela ya era de por sí deficiente antes de la crisis. Aunque cuando uno logra hacer una llamada, las tasas internacionales son muy baratas y una comunicación de cuatro horas a Hong Kong, por ejemplo, cuesta menos de 50 centavos de dólar al cambio del mercado negro.

Los teléfonos se agregan así a la lista de cosas que dejan de funcionar bien en medio de un férreo control de divisas que aísla a Venezuela del comercio mundial.

Las aerolíneas internacionales han dejado de volar al país a lo largo del último año porque Venezuela limita la repatriación de ganancias. El año pasado, el servicio estatal de correos suspendió por tiempo indefinido el envío de cartas al exterior. En la primavera, el gobierno dispuso que la gente que viaja al exterior no puede comprar más de 300 dólares, lo que en la práctica impide irse de vacaciones afuera si una persona no puede comprar dólares en el mercado negro.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada