19 de febrero de 2019
Redacción Publimetro |

El uso del quechua en la vida diaria está vigente

Presentan manual para el empleo de este idioma en comisarías. 13% de quechuahablantes están en Lima.

El uso del quechua en la vida diaria está vigente El manual de quechua se entregará a efectivos de Apurímac, Ayacucho y Cusco. (Foto: PNP)

Nada tan falso como que el quechua se repliega ante el avance de la llamada modernidad. La reciente presentación del manual El quechua en la función policial, de los investigadores de la PUCP Wilfredo Ardito y Gavina Córdova, reafirma la vigencia de una lengua que hablan más de tres millones de peruanos.

“Siempre se dice que está retrocediendo, pero el número de hablantes es mayor que en 1940. Además, tenemos bastante gente que lo sabe, lo habla; pero no se atreve a decirlo. Sin embargo, en los últimos años, el Estado ha revalorado su uso”, explica Ardito.

Así, la exigencia de las entidades regionales de manejar nuestra lengua nativa, los políticos obligados a hablar a su pueblo en los mismos términos y el arribo de más cursos e interés por conocerla son solo algunas razones que permiten hablar de una nueva era para el idioma de los incas, que de 3.177.938 hablantes en 1993 pasó a tener 3.262.137 el 2007.

“No sé si es un renacer, pero sí hay una mayor conciencia de esta problemática, y un deleite de ciertos grupos. Aún no sabemos si se dará un fenómeno como con el vasco o el catalán, que hoy se asumen con orgullo”, aclara Ardito.

Para el investigador, sin embargo, sería un error limitar este resurgimiento a un nivel andino o marginal: “No creo que deba confinarse a zonas de la periferia de Lima. Yo estoy muy convencido de que en otras zonas se habla, pero en un entorno más íntimo. En esto tiene que ver la discriminación”, afirma.

Frente a esta necesidad por tender puentes de inclusión surge el manual que el Ministerio de Cultura entregará a policías de Apurímac, Ayacucho y Cusco. Aunque Ardito señala que materiales similares podrían darse en ciudades como Lima o Arequipa “con alta presencia de migrantes”. “El quechua en estas ciudades se hace necesario para la atención en hospitales y en muchas comisarías. Sin ayuda, el quechuahablante puede sentirse desprotegido”, explica.

Otro ejemplo son los migrantes que durante los fines de semana pasean por Lima y no cuentan con puntos de información en quechua. “Aunque se ha avanzado mucho, aún hay una invisibilización de esta lengua. Lo tenemos mucho más cerca de lo que pensamos”, dice.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada