18 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Transmilenio, un modelo de éxito para nuestras ciudades

El sistema de transporte que sirvió de inspiración al Metropolitano. En la actualidad, moviliza al 30% de la población de Bogotá.

Transmilenio, un modelo de éxito para nuestras ciudades Buses articulados del Transmilenio, responsables de mejorar notablemente el transporte urbano en Bogotá. (Foto: César Negrinis)

Por: Gabriel Murillo

Transmilenio fue el nombre que tomó desde principios de la década pasada este experimento de transporte masivo para una gran urbe: más económico que ir en metro, más fácil de implementar que un ómnibus eléctrico y más rápido y ecológico que un auto particular.

Hoy, esa prueba que comenzó en Bogotá se ha viralizado en ciudades de Colombia como Barranquilla, Cali, Bucaramanga y Pereira, y del mundo, con ejemplos como Lima (lo que se conoce como el Metropolitano), Guatemala, Curitiba, Mérida, México DF, Santiago, Sao Paulo, entre otras, con resultados unos más favorables que otros.

A comienzos del 2000, Bogotá era una ciudad con un sistema de transporte que no brindaba garantías de seguridad ni movilidad. Con el planeamiento del entonces alcalde –hoy precandidato presidencial– Enrique Peñalosa, y la ejecución en la siguiente gestión de Antanas Mockus, comenzó la construcción de un sistema más económico que el metro, que necesitaría menos infraestructura y cuyo impacto en la movilidad iba a ser significativo para una ciudad de más de 7 millones de habitantes.

Así nació el sistema: una o varias troncales con buses articulados que solo se detendrían en paraderos específicos, con estaciones destinadas a rutas particulares y el pago del pasaje mediante tarjetas electrónicas. Todo un cambio en la mentalidad del bogotano que, como los habitantes de otras ciudades, ya se adaptan y celebran la implementación del esquema.

Según indica a Publimetro Mónica Villegas, directora de la ONG Bogotá Cómo Vamos, por el Transmilenio se moviliza el 30% de los ciudadanos –más de dos millones de pasajeros– en más de 100 kilómetros de vías.

Claro que Bogotá está lejos de ser la meca de la movilidad. Sin embargo, a este modelo se le suma una gran red de ciclovías, jornadas como el “Día sin carro particular” y restricciones de movilidad para el vehículo particular según el número final de la matrícula.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada