24 de mayo de 2019
Redacción Publimetro |

'Techos inteligentes', por Jorge Sánchez Herrera

En los últimos años, sin embargo, he visto con interés cómo algunos de estos complejos deportivos han comenzado a ocupar los techos de grandes edificios.

'Techos inteligentes', por Jorge Sánchez Herrera Es inevitable que los arquitectos pensemos en las mejores formas de que estas superposiciones se den. (Foto: Shutterstock)

Jorge Sánchez Herrera – Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

Hace no mucho, con el boom del pasto sintético, comenzaron a aparecer nuevos complejos deportivos con canchas de fulbito por toda la ciudad. Supongo que entonces resultaba negocio sacarle entre 100 y 150 soles la hora por cancha a un terreno urbano con poco uso. En los últimos años, sin embargo, he visto con interés cómo algunos de estos complejos deportivos han comenzado a ocupar los techos de grandes edificios.

Desde esta columna he defendido muchas veces los beneficios de una ciudad densa y compacta. Pero esta idea, en la práctica, implica la aparición de nuevos edificios que alberguen la superposición de distintos usos. Si hay menos suelo urbano disponible, es inevitable que los arquitectos pensemos en las mejores formas de que estas superposiciones se den.

Una de las características que define Lima son sus techos planos y subutilizados, que muchas veces fungen de depósitos o basurales. Quizás por eso algunas municipalidades tienen ordenanzas que premian con la posibilidad de construir más área techada de vivienda, siempre y cuando se deje más área verde en las azoteas. Esto, que muchas veces termina siendo un cliché al ser aplicado, podría ser la base para pensar formas interesantes de promover nuevos edificios más útiles para la ciudad.

Pienso, por ejemplo, en bonos que permitan más área construida (cuando sea obra nueva) o tengan beneficios tributarios (cuando sean edificios ya construidos) siempre que se tengan equipamientos en el techo. Pienso no solo en canchas de fútbol, como ya proliferan sin mucha planificación, sino también en gimnasios como el que recientemente ocupa el techo del Compuplaza de Miraflores o el nuevo kartódromo que ocupa el otrora desocupado tercer nivel del Centro Comercial La Rotonda en La Molina.

Me parece que estas son intervenciones relativamente sencillas pero inteligentes que deberían ser promovidas por las municipalidades distritales con el objetivo de acercar equipamientos deportivos, culturales o de ocio a una mayor cantidad de gente. A la vez, se aprovecha el suelo urbano de la manera más eficiente posible.

NOTAS RELACIONADAS

Denuncian maltrato animal contra pingüino en Huacho

Callao: municipio decomisó piscinas portátiles instaladas en la vía pública

Alcaldes y gobernadores rechazan aumento de sueldos anunciado por Vizcarra

Bibliotecas municipales: los jóvenes que leen en tiempos del smartphone

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada