22 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

'De tapitas de plástico a sillas de ruedas' por Zoë Massey [AGENTE DE CAMBIO]

La ONG Tierra y Ser cumple dos misiones simultáneas: promover el reciclaje y mejorar la calidad de vida de personas discapacitadas con necesidades.

'De tapitas de plástico a sillas de ruedas' por Zoë Massey [AGENTE DE CAMBIO] Las tapitas de plástico se juntan de 500 en 500 (aproximadamente un kilo) para venderlas a reciclados formales (Tierra y Ser)

Por Zoë Massey
FOTÓGRAFA

El reciclaje en nuestro país es una conversación relativamente nueva. Son miles los que aún botan todo junto al tacho y no segregan ni por casualidad. Ya debería ser ley la segregación desde casa, porque todos podemos hacerlo. No hacerlo es pura flojera.

Segregar tu basura te permite que el bulto total que sacas a la calle sea mucho menor. Por ende, ese espacio que ocupará en un relleno sanitario (en el mejor de los casos) también lo será. En Lima, puedes empadronarte en tu distrito (si es que tiene el programa de recicladores empadronados) o coordinar con el reciclador del barrio para que el día que pase por tu casa, toque la puerta y le entregues tus residuos sólidos. No olvides enjuagarlos antes, no hagas que se lleve un cargamento apestoso. También puedes tú mismo caminar al supermercado más cercano y colocar tus botellas de plástico, vidrio, papeles/cartones, baterías y tetrapacks en diferentes contenedores. En su mayoría, creo, han sido colocados por empresas que se benefician del reciclaje y lo usan para financiar proyectos sociales. En casa yo intento lograr todo eso sumado a la composta de residuos orgánicos y, de verdad, la basura que sale a la calle al final es mínima.

Hace un tiempo escuché que por donar una cantidad equis de tapitas plásticas a una organización equis podría conseguirse una silla de ruedas para una persona en necesidad. Empecé a juntarlas a mi paso, en casa, en la calle, en los parques, en las playas. Un día, un señor me vio en el parque recogiendo tapitas mientras paseaba a mis perros y me preguntó sorprendido: “¿Usted también?”. Acababa de ver a otra persona del otro lado del parque recogiéndolas también. Debo decir que en las limpiezas de playas cada vez encontrábamos menos tapitas. Eso empezó a llamar mi atención. El fin económico del reciclaje sumado al social pueden tener impactos de distintos tipos. En este caso, menos tapitas en las playas, calles, parques.

FOTO: TIERRA Y SER

La ONG Tierra y Ser (www.tierrayser.org) fue fundada por Erika Schaefer. Ella, con su esposo y un grupo de voluntarios, se han dedicado a darle un valor agregado a las coloridas tapitas plásticas de gaseosas, de agua, etc. Ellos son quienes convierten estas tapas en sillas de ruedas y en artefactos ortopédicos. El camino no es simple. Cuando oí sobre esta iniciativa, pensé que uno podría juntar tapitas y canjearlas por sillas. Pues no, este es el proceso:

Se juntan 500 tapitas (un kilo aproximadamente). Se entregan a la ONG Tierra y Ser. La ONG vende las tapitas a dos empresas recicladoras formales. El dinero generado de esta venta se invierte en sillas de ruedas que luego son donadas. Actualmente ayudan al Hospital del Niño, Hospital Casimiro Ulloa, ONG Sin Limites, Casa Ronald Mac Donald, Leprosorio San Pablo, y también deben cubrir una lista de espera bien larga.

En este proceso se ha logrado involucrar no solo a gente de Lima, sino de varios otros puntos del país. Ellos juntan las tapas y luego las envían a Tierra y Ser. La ONG hace también charlas en colegios, capacita y motiva a personas para que no solo conozcan su proyecto, sino que se unan como voluntarios.

Entonces, si quieres ayudar al planeta y a alguna persona con discapacidad a la vez, puedes empezar por separar las tapitas de todas las gaseosas que consumes, puedes convertirte en el punto de acopio de tu barrio y luego llevar todo lo recolectado a uno de los puntos de acopio oficiales que entregará todo a la ONG. ¿Por qué no? Solo hay que querer hacer las cosas para empezar. De hecho, hoy es la Ecolecta de Tierra y Ser, no te quedes sin dar una mano. Va hasta el 30 de setiembre y ayudará a que todo lo que hacen en la ONG no solo llegue a más gente, sino que sea más efectivo.

ENTREVISTA A NELLI ESCUDERO


Colaboradora de la ONG Tierra y Ser

¿Cómo llegas a la ONG y con qué expectativas?

Llegué porque Erika Schaefer me pidió que le recomiende gente, no pensé que me iba a integrar tan rápido. Ahora tengo muchas ganas de hacer algo por el planeta y apoyar a quienes lo necesitan. Esto me pareció más trascendente que trabajar en eventos de marketing. Por eso dejé mi trabajo fijo hace casi seis meses, ahora soy freelance y estoy feliz.

Hay mucha confusión sobre cómo funciona el tema de las sillas de ruedas por tapitas. Por ejemplo, yo pensaba que cada quien podía donar el monto total y así lograr una silla para entregarla a quien la necesitara. Entiendo que no es así.

También hay sistemas de donaciones a través de Membresia Azul con donaciones. Si desean, pueden donar sillas o dinero, también tenemos un boton de donación en el fanpage y la web, pero francamente no está funcionando mucho, la gente no dona dinero para eso. El trabajo arduo es crear conciencia para recolectar tapitas.

El reciclaje no solo genera un menor impacto ambiental, sino también ingresos económicos y ayuda social. ¿Cómo crees que esto está funcionando en nuestro país?

La mayoría de personas está tomando conciencia del reciclaje y qué mejor si a través de esta práctica se puede ayudar a más personas que están relegadas logrando un impacto social en Lima y provincias. Con una cadena solidaria de transporte, vía redes y teléfono, se ha logrado recolectar tapitas en varias provincias, hasta en lugares recónditos de la selva. Todo se hace con mucho esfuerzo y muchos colaboradores de buena fe.

¿Cuál es la meta a corto plazo ahora?

A corto plazo, la sostenibilidad del proyecto y un efecto multiplicador en más ciudadanos para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), ya que estamos comprometidos, a través del pacto mundial de la ONU y la COP 21 de París, a bajar el 30% de nuestras emisiones tóxicas al 2030. Pensamos colaborar con esta Ecolecta y los proyectos de acción pública para concientizar y educar sobre el medio ambiente. Nuestro valor diferencial será impactar en el público de manera creativa y hacer acciones concretas de limpieza e intervenciones públicas. Y por el lado social, queremos reducir la brecha de acceso a artefactos ortopédicos entre las personas que lo necesitan.

FOTO: TIERRA Y SER

PUNTOS DE ACOPIO:

LIMA

1) Calle Los Aviadores 217, Urbanización Santa María, Surco (entre las cuadras 5 y 6 de Av. Caminos del Inca)

2) Oficinas de JCI Lima y JCI Perú (Av. Canaval y Moreyra 328, San Isidro)

3) Municipalidad de La Punta-División de Medio Ambiente (Telf: 998 169 739)

4) Av. Los Plásticos 248, Vulcano, Ate-Vitarte

CENTROS DE ACOPIO EN PROVINCIAS

Empresa Quimica Suiza

Sede Arequipa: Av. Alfonso Ugarte 521

Sede Chincha: Av. Benavides 1016

Sede Ica: Av. Nicolás de Rivera El Viejo 227

Sede Pisco: AAHH. Pachinga MZ E LT24

Sede Cañete: Urb. Ramos Larrea Mz L Lt 1, Imperial

NOTAS RELACIONADAS

‘Amazonía Profunda’, por Zoë Massey

‘El drama de la trata de personas’, por Zoë Massey

‘Sachapuyu, ocho años después, por Zoë Massey

‘Logros de un trabajo en comunidad’, por Zoë Massey [AGENTE DE CAMBIO]

‘Fotoperiodismo en serio’, por Zoë Massey

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada