19 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

A los simpatizantes de Keiko (OPINIÓN)

“Los diez principales deudores por corrupción en la historia del Perú son fujimoristas”, señala la columnista Verónica Klingenberger

A los simpatizantes de Keiko (OPINIÓN) (USI)

Verónica Klingenberger

Por lo menos, la mitad de los peruanos está convencida de que la corrupción es un mal necesario e inevitable en el manejo político del país. Para comprobar eso, solo basta con hacer una rápida revisión a los últimos 30 años de nuestra historia y ver a los delincuentes que hemos elegido y reelegido una y otra vez.

Si vas a votar por Keiko, asúmelo, careces de sistema moral o tienes un serio problema de déficit de atención. Acepta que pasas por alto pruebas irrefutables sobre el nivel de corrupción al que llegó el Perú cuando tu candidata ocupaba el mismo puesto que ocupa hoy Nadine, otra que parece ser una foraja y a la que, gracias al otro 50% de peruanos, ciudadanos decentes y merecedores de todo mi respeto, se seguirá investigando.

Mira, es así de simple: los diez principales deudores por corrupción en la historia del Perú son fujimoristas. Solo Vladimiro Montesinos le debe al Estado peruano 549,6 ¡millones! de soles. Su testaferro 153,3 ¡millones! de soles. El primo de la esposa del testaferro 149,9 ¡millones! de soles. La esposa de Vladi, 148,6 ¡millones! de soles. Y así, llegamos hasta su papi, ladrón de pesos pesados, quien tiene una deuda de 27,4 ¡millones! de soles por su condena de corrupción, acusación por la que se declaró culpable. La lista fue elaborada por la Procuraduría Anticorrupción y puedes googlearla cuando quieras.

Lo peor de todo es que el fujimorismo no solo robó más que ningún otro gobierno en la historia de nuestro país, también destruyó cualquier indicio de institucionalidad, convirtió la informalidad en la verdadera Marca Perú, compró y cerró medios de comunicación, chuponeó a medio Perú y violó los Derechos Humanos de miles de peruanos (léase mató, torturó y demás atrocidades). Ninguna persona mínimamente informada puede contradecir lo que ya es una perogrullada y aún así me parece increíble que tengamos que escribirlo una y otra vez.

Lo peor es que por alguna razón los simpatizantes del fujimorismo son los que más opinan. Basta con leer los comentarios de los diarios. Dicen cosas como: “Ay, tú no entiendes el fujimorismo, ignorante”. E improvisan lamentables argumentos para convertir la horrorosa dictadura de un delincuente en el mejor gobierno que ha tenido el Perú. En serio, ni siquiera la carta del terrorismo es válida. Investiga un poquito y verás la luz.

(Esto me lo pregunté de rodillas, sacudiendo ambas manos mientras miraba el cielo expectante). ¿Qué pecado estamos pagando los peruanos decentes e informados para tener que ver a Keiko Sofía –otra chupóptera que se pega la gran vida con nuestra plata: solo como congresista se levantó más de un millón de soles por no hacer nada (faltó a más de 500 sesiones)– exigir que se combata el lavado de activos junto a un congresista de su bancada ¡investigado por lavado de activos!? ¿¡Cómo puede hacer esas cosas después de todo lo que pagamos por sus estudios!?

¿Qué hemos hecho para verla pedir la destitución de la primera dama, cuando la misma procuradora que investigaba a Nadine Heredia investigaba también a su esposo, Mark Vito Villanella? ¿Cree Keiko que nos olvidamos de las fotos que se tomó con su vestido de terciopelo y sus perlas mientras su madre era secuestrada y electrocutada porque el dictador de su padre así se lo ordenó porque así se lo había ordenado a su vez su tío Vladi? ¿Esa es la mano firme que les gusta? ¿En verdad puedes encargarle tu país a alguien que se comporta así con su propia madre?

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada