19 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Seguridad y confianza: blockchain', por Renato Tello

Si internet revolucionó el mundo, blockchain revolucionará internet.

'Seguridad y confianza: blockchain', por Renato Tello La imagen es referencial. Foto: Pixabay

Por Renato Tello
MBA|Ingeniero
@renatotellob

Si internet revolucionó el mundo, blockchain revolucionará internet. Desde su concepción, allá por la década de los sesentas, internet no sólo ha representado una inacabable fuente de información; sino que, además, ha cambiado por completo la forma en la que las personas nos relacionamos los unos con los otros. Internet ha sido capaz de romper la barrera de la distancia y nos ha otorgado, peligrosamente, la facultad de poder estar interconectados en un mundo virtual que parecía ficticio. No obstante, la veracidad no siempre ha sido un atributo característico de la información que recorre y atraviesa La Red de Redes. Gracias a esta falencia, un sinfín de empresas ha obtenido ingresos multimillonarios al actuar como avales para garantizar que dicha información sea fidedigna. Sin embargo, la tecnología, y más en el campo de la información, ha dejado de ser una herramienta favorable para convertirse en un instrumento transgresor de la intimidad.

Ahora bien, si nos remontamos a la década de los ochentas, las mentes más brillantes ya luchaban incansablemente contra las problemáticas de privacidad y seguridad que internet proliferaba. De hecho, la criptografía – técnica que oculta información a través de procedimientos y sólo puede ser descifrada para quien sepa hacerlo – cobró un protagonismo sustancial e importante. Sin embargo, a pesar de los numerosos esfuerzos que se realizaban, siempre se producían filtraciones de cualquier índole debido a terceras partes involucradas que desbarataban por completo las transacciones digitales, sean financieras o no.

No es hasta el año 2008, en plena crisis financiera global, en donde se crea y concibe un innovador protocolo que servía como base para un sistema de pago digital que usaba, por aquel entonces, una criptomoneda denominada bitcoin. Así, el carácter disruptivo de este nuevo sistema financiero digital sorprendía al mundo. Y es que los principios fundamentales de integridad y seguridad inquebrantables que ofrecía el reciente protocolo llamaron la atención de muchos. De hecho, la eliminación de intermediarios en las transacciones virtuales se constituyó el mayor y mejor atributo que ofrecía la reciente tecnología. Tales promesas inmejorables, entonces, debían estar respaldadas por un protocolo robusto y eficiente capaz de funcionar y articular la información de manera brillante. Así fue como nació dicha tecnología, así fue como nació blockchain.

De manera amplia, mas no burda, blockchain es una inmensa base de datos totalmente descentralizada y pública. Dicha tecnología está constituida, como su nombre lo sugiere, en una cadena interminable de bloques en donde la información que se registra de forma estructurada es verdadera y las transacciones que se ejecutan son asombrosamente seguras. Es decir, blockchain ofrece información muy confiable bajo un marco de privacidad sumamente estricto totalmente abierto al público en general. Y como si fuera poco, cada transacción que se realiza, sea financiera o no, no requiere de terceros o intermediarios. Para entender aún más el concepto, imaginemos una vasta red informática conformada por un conjunto de nodos intercomunicados entre sí. A diferencia de las redes convencionales que extraían y consultaban la información a un único nodo principal, la tecnología blockchain distribuye la base de datos o cadena de bloques de manera idéntica en absolutamente todos los nodos, es decir, que ninguno de ellos es imprescindible. Así, la seguridad y veracidad de la información escrita en dicha base de datos son ratificadas a través de métodos numéricos y de consensos.

Más que tratar de entender cómo funciona blockchain, es más importante aún conocer el grandísimo potencial e impacto que esta tecnología ofrece y supone para la vida cotidiana de las personas. Partiendo de los principios primordiales que son la confianza, seguridad, veracidad, privacidad y descentralización de la información que el protocolo otorga es muy probable que estemos frente a la tecnología que revolucionará internet.

Y es que claro, imaginar un mundo donde haya una fuente de información que nos indique, de manera increíblemente fidedigna y veraz, si un político concluyó o no sus estudios escolares, si el título de propiedad de un inmueble pertenece o no a una determinada persona, si una patente corresponde o no a una compañía en particular, o situaciones más cotidianas como, saber si la comida que ingerimos está o no vencida, o si la persona que te ha contactado por alguna red social es verdaderamente quien dice ser; en fin, absolutamente todo. Ese mundo ha dejado de ser una quimera para convertirse en una realidad.

Es así que blockchain nos abre el camino hacia un mundo más íntegro, donde el gobierno de la seguridad y veracidad de la información digital está afianzado y asegurado. Y mejor aún, esto es solo el comienzo.

NOTAS RELACIONADAS

‘El Perú: tierra anhelada’, por Renato Tello

‘La impresión 3D como herramienta pedagógica’, por Renato Tello

Google: ¿qué significa el nombre del buscador?

Apple lanza hoy sus nuevos iPhone para navegar en un mercado saturado

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada