14 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Rutas de evacuación ante sismo o tsunami son insuficientes en Costa Verde

El nivel de vulnerabilidad en la Costa Verde se incrementa con la contaminación sonora, provocada por la instalación de espacios de diversión y recreación.

Rutas de evacuación ante sismo o tsunami son insuficientes en Costa Verde (Foto: Andina)

Andina. Las escalinatas de evacuación peatonal en caso de sismo y tsunami en la Costa Verde son actualmente ocho, pero se necesita al menos el doble, por lo que los municipios responsables deben atender esta necesidad para garantizar la integridad de las personas que acuden a ese sector de la ciudad, sostuvo el Colegio de Arquitectos del Perú (CAP).

Enrique Arispe, decano de dicha orden profesional, anotó que son pocos los municipios litorales en la Costa Verde que planifican y que han habilitado estructuras de acceso y evacuación segura para la gente que acude a las playas o transita por los malecones.

Refirió que la comuna de Miraflores es un caso a destacar, dado que no solo ha invertido en la construcción de las rutas de evacuación, sino también en la señalización para que la población pueda guiarse y salir con rapidez de la zona de peligro y salvar su vida.

Al respecto, la Municipalidad Metropolitana de Lima, que preside la Autoridad Autónoma de la Costa Verde, tiene previsto construir más escaleras de evacuación para que la población se ponga a buen recaudo frente a una emergencia.

Según el Plan de Operaciones de Gestión de Riesgos ante desastres de la comuna capitalina se prevé, además, la reducción del flujo vehicular en la Costa Verde, a fin de evitar el congestionamiento excesivo que impida una rápida evacuación peatonal.

Las rutas de evacuación actuales en la Costa Verde se encuentran en Miraflores (a la altura de las playas Los Delfines, Punta Roquitas y Makaha, así como de la subida al puente Armendáriz).

Asimismo, en Barranco (cerca del puente de los Suspiros); en Chorrillos (playa Agua Dulce); en Magdalena del Mar (bajada al final de la avenida Sucre) y San Miguel (bajada Malecón Bertolotto).

Vulnerabilidad

El decano Arispe Chávez advirtió que el nivel de vulnerabilidad en la Costa Verde se incrementa con la contaminación sonora, provocada por la instalación de espacios de diversión y recreación que emiten sonidos de alta intensidad cuyas ondas impactan en los acantilados y generan el desprendimiento de rocas.

Recordó que la Costa Verde nunca fue pensada para ser una vía de tránsito vehicular rápido ni que iba a concitar la masiva presencia de público con la habilitación de playas, clubes sociales y deportivos, discotecas, restaurantes, juegos mecánicos, eventos gastronómicos y festivos de toda índole.

“La masiva presencia de público, la contaminación sonora, la humedad y la brisa marina que provocan el desprendimiento de rocas de los acantilados, así como la insuficiente cantidad de rutas de evacuación crean las condiciones para que la Costa Verde se convierta en una bomba de tiempo en caso de ocurrir desastres naturales como sismos y tsunamis”, expresó.

En ese sentido, Arispe Chávez instó a las autoridades competentes en la Costa Verde que asuman la planificación de los espacios como un factor clave en la prevención de desastres y que eviten improvisar con obras que no resuelven ningún problema e incluso los agravan, y que demandan un gasto público innecesario.

El decano del CAP propuso también que los espacios públicos, como parques y jardines, tengan no solo un uso decorativo y de ocio, sino que cumplan una función en el riesgo de desastres.

“Se pueden instalar allí depósitos de agua potable y de alimentos no perecibles y medicinas necesarias para atender a los damnificados luego de un sismo de gran magnitud. Hay que trabajar mucho en una política cultural de prevención de desastres”, anotó finalmente.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada