24 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

“El riesgo de una catástrofe en Lima es alto”

La capital peruana es altamente vulnerable a las secuelas mortales de un terremoto grado 8, advierte destacado sismólogo peruano

“El riesgo de una catástrofe en Lima es alto” Terremoto de Ica en el 2007. (USI)

Con ocasión de conmemorarse el noveno Aniversario del terremoto de la Región Ica del 15 de agosto del 2007, el Ing. Julio Kuroiwa Horiuchi, destacado sismólogo a nivel internacional, sostuvo que el riesgo de una catástrofe en Lima es alto, por lo que es necesario que las autoridades implementen la política de gestión de riesgos de desastres con prontitud y eficacia.

El terremoto de Pisco dejó cerca de 600 muertos, 50 mil viviendas destruidas, el total colapso de las redes de agua y alcantarillado y pérdidas superiores a los 900 millones de dólares.

“Felizmente el terremoto ocurrió a las 6:41 pm por lo que la mayoría de las personas se encontraban fuera de sus casas o con las puertas abiertas, y muchos pudieron salvarse. Si el terremoto hubiera ocurrido entre las 11:00 pm y 5:00 am, seguramente estaríamos lamentando un desastre similar al del año 1970, cuando perdieron sus vidas 67,000 personas pasando a la historia como el sismo más mortífero de las Américas del siglo XX”, sostuvo Kuroiwa.

“Lamentablemente en muchas regiones del Perú, incluyendo Lima, existen gran número de viviendas vulnerables ubicadas en sitios con peligro alto, de tal manera que el riesgo para los peruanos es alto, en especial los que viven en el departamento de Lima, pues según el IGP frente a Lima existe una zona de silencio sísmico. Desde el año 1974 no ocurre un sismo que haya liberado una cantidad de energía que libere lo acumulado”.

Kuroiwa recuerda que el servicio de agua potable y alcantarillado de Pisco quedó fuera de servicio por varios meses. Sedapal prestó ayuda a las empresas de agua de Ica, Piura, Chincha y Cañete, que le dio una experiencia que es necesario mejorar y capacitar a más personal, pues un terremoto en cualquier región del Perú requiere de esa asistencia.

“Durante los terremotos ocurridos entre 1989 en San Francisco, California y Ecuador en 2016, el problema más crítico de los habitantes de la zona macrosísmica fue la falta de agua, y ello ocurrió en los terremotos de Japón de 1995 y 2011, California 1989 y 1994, terremoto de Perú de 2007, serie de terremotos de Nueva Zelanda de 2010, 2011, terremoto de Chile de 2010 y Ecuador de 2016”, afirmó.

“En el caso más reciente en Ecuador, al tercer día de ocurrido el terremoto, el problema más crítico lo tuvieron los residentes de las zonas macrosísmica, fue la falta de agua, pues los sistemas de aprovisionamiento de agua se dañaron y quedaron fuera de servicio”, sostuvo.

“Los asistieron mediante camiones cisternas de agua, pero tuvieron dificultades en llegar con la ayuda por las grietas y desplazamiento lateral de las carreteras y por derrumbes que las bloquearon”, acotó.

“En todos los terremotos que han afectado globalmente la Tierra entre 1989 y 2016, el problema más crítico a enfrentar fue la falta de agua. Kobe se quedó sin agua por casi tres meses. En el caso del terremoto de Los Ángeles de 1994 cuando se dañaron las tuberías troncales de agua, un importante sector del norte de Los Ángeles, se quedaron sin agua”, dijo.

Lima y su peligroso silencio sísimico
“Según el IGP frente a la región Lima existe una zona de silencio sísmico. Desde el año 1974 no ocurren terremotos en el tramo comprendido entre Pativilca y el sur de la provincia de Lima”, advirtió Kuroiwa.

Detalló que Lima Metropolitana con sus 9.75 millones de habitantes enfrentan una serie de problemas:

  • En los asentamientos humanos que rodean Lima, según fuentes del sector vivienda más del 60% de las viviendas son construcciones informales y por lo tanto un gran porcentaje de las mismas son vulnerables. Si están ubicadas sobre sectores con peligro sísmico alto, esas viviendas significan gran riesgo para sus residentes.
  • El sistema de agua potable de Lima es antiguo en muchos sectores y si el suelo es desviable como en el Callao y en los Pantanos de Villa, pueden ocurrir numerosas roturas de tuberías.

Pisco, un caso de estudio mundial
Kuroiwa anunció que el caso del terremoto de Pisco será expuesto y evaluado en la Conferencia Mundial de Ingeniería de Reducción de Riesgos de Desastres así como el peligroso silencio sísmico que mantiene la capital peruana. “Vienen los mejores expertos de 80 países del mundo, que nos ayudarán a implementar planes de gestión de riesgos de desastres”, dijo.

En efecto, expertos mundiales en reducción de riesgos de desastres se reunirán en Lima, Perú, entre los días 05 y 06 de diciembre de 2016 con el objetivo de compartir sus experiencias e intercambiar puntos de vista, en el marco de la Conferencia Mundial de Ingeniería en Reducción del Riesgo de Desastres, organizada por el Colegio de Ingenieros del Perú (CIP) en colaboración con la WFEO (Federación Mundial de Asociaciones de Ingenieros) y la Presidencia de Consejo de Ministros de Perú.

Kuroiwa refirió que la Conferencia Mundial permitirá a los gobiernos y Estados de América elaborar planes que permitan afrontar los desastres con un mínimo de pérdidas humanas y materiales y, al mismo tiempo, crear una ocasión de entrenamiento para ingenieros y personal profesional de universidades, gobiernos nacional, regional y local, así como para todos los que puedan utilizar los conocimientos en beneficio de una mayor seguridad contra desastres.

El dato
Según el BID en Lima hay unos US$ 450,000 millones en riesgo. Una porción del 6 al 8% del valor, ocasionaría pérdidas de unos US$ 30,000 millones, valor similar que perdió Chile en el terremoto de Maule de 2010.

-.

Participa de la Reciclatón del 23 y el 26 de agosto

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada