15 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Por qué no deberías dejar de comer tocino (o carne roja)

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud dejó caer su bomba mediante la adición de la carne procesada a la lista de cancerígenos. Desde entonces, el mundo ha estado aterrorizado de la carne pensando que les dará cáncer. Publimetro aclara los hechos

Por qué no deberías dejar de comer tocino (o carne roja) (Shutterstock)

Elodie Noël
Metro World News

Los carnívoros casi se atragantaron con sus salchichas y tocino a finales de octubre, cuando la Organización Mundial de la Salud anunció, sorprendentemente, que la carne procesada ahora se ubicaba junto a los cigarrillos como uno de los principales causas de cáncer.

El informe fue más allá al clasificar a la carne roja de “probablemente cancerígena para los seres humanos”.

“Estos resultados apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública para limitar el consumo de carne”, dijo el Dr. Christopher Wild, director de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), que llevó a cabo la investigación.

Sin embargo, hay algo de esperanza, ya el experto explica que, “la carne roja tiene un valor nutricional”. Publimetro descubre si realmente deberíamos estar volviéndonos vegetarianos.

La carne tiene muchos beneficios para la salud
Contrariamente a lo que sugiere el informe, la carne roja está lejos de ser el enemigo. “La carne es una fuente inagotable de nutrición. Es una gran fuente de proteínas, hierro, vitamina B y especialmente B12, que solo se puede encontrar en los alimentos de origen animal,” dice el Dr. Laurence Plumey, nutricionista y autor de “Le grand livre de l’alimentation” (“El gran libro de comida”).

El nutricionista Dr. Jean-Michel Cohen, agrega: “Este tipo de anuncio tiene una sola consecuencia y eso es asustar a los consumidores. Después de la publicación del informe, algunos padres vinieron a mí diciendo: ‘No voy a darle más carne a mi niños’ ¡lo que es estúpido! La carne representa el 11 por ciento de nuestra necesidad diaria de hierro hemo, un tipo de hierro que se absorbe mejor por el cuerpo. La gente tiene que comer carne roja”.

El problema del hierro
El hierro se encuentra en el centro del estudio debido a que una ingesta elevada puede ser tóxico, pero el hierro también es un nutriente esencial para la buena salud. “El hierro es un pro-oxidante; que puede ser cancerígeno, pero sólo si es ingerido en una dosis alta”, dice Plumey. “Las mujeres tienden a comer menos carne roja que los hombres, cuando necesitan más hierro que ellos. La ingesta diaria recomendada es 16 mg al día para las mujeres y nueve mg para los hombres.

“Hay tres gramos de hierro en 100 g de carne roja, mientras que en 100 g de carne blanca o pescado, hay 2 mg, por lo que llegar a 16 mg al día puede ser muy difícil para las mujeres. “Sí, el hierro hemo puede ser perjudicial, pero sólo si se come más de 500 gramos de carne roja a la semana”, concluye Cohen.

Es noticia antigua
“Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal debido a su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne que se consume”, dijo el doctor Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías Iarc, en el comunicado de prensa de la OMS .

“En vista de la gran cantidad de personas que consumen carne procesada, el impacto global sobre la incidencia de cáncer es de importancia para la salud pública”. Sin embargo, ¿no nos habían dicho antes que debíamos comer carne roja con precaución, y carne procesada con más precaución? La respuesta es sí; este nuevo informe de la OMS* en realidad no es noticia de primera plana*.

“Las recomendaciones oficiales sobre la carne roja se conocen desde hace tiempo. Sabemos que no debemos comer más de 500 gramos de carne roja a la semana para limitar los riesgos asociados a ella “, comenta Cohen.

Hay carne y carne
Desafortunadamente, no todas las carnes son iguales. “Hay* tres factores que deben ser considerados cuando se trata de la carne procesada: la sal, el ahumado y la cantidad de grasa que contiene”*, explica Cohen. El jamón, por ejemplo, tiene sólo dos por ciento de grasa, mientras que las salchichas pueden contener hasta un 25 por ciento.

Para prevenir las enfermedades cardiovasculares, busca carne que contenga menos grasa. Por ejemplo, el bistec es mucho más magro que el vientre de cerdo o las chuletas de cordero. “La carne roja puede ser muy magra dependiendo de qué parte del animal se elija”, dice Plumey.

Para evitar riesgos, siempre se debe estar al tanto sobre la manera en que se prepara la carne. “No cocines la carne directamente sobre la llama si utilizas una parrilla y nunca comas las partes quemadas, ya que son muy cancerígenas”, añade.

“Carnes ahumadas como el jamón o tocino son muy ricas en sal y nitrito y no deben consumirse a diario. No hay nada malo en comer un par de rebanadas de tocino ahumado de vez en cuando, sólo tienes que ser razonable”.

Por lo tanto, ¿la carne me dará cáncer?
No, no lo hará, estrictamente hablando. “Esto no significa que tienes que dejar de comer carne roja y procesada. Pero si comes mucha, deberías pensar en reducir la cantidad que consumes, explica el profesor Tim Key, epidemiólogo del Centro de Investigación de Cáncer del RU en la Universidad de Oxford. “Podrías intentar comer pescado para la cena en lugar de salchichas, o elegir una ensalada de frijoles para el almuerzo en vez de un sándwich de tocino.”

“El cáncer es una enfermedad multifactorial,” explica el Dr. Plumey. “Los cánceres del tracto digestivo son a menudo determinados genéticamente y los riesgos son hereditarios. También hay riesgos ambientales involucrados, pero es incorrecto culpar a un solo tipo de alimento por causar cáncer colorrectal. “En otras palabras, siempre y cuando se coma en cantidades apropiadas y como parte de una dieta equilibrada, la carne no es mala para ti. Cualquier consumo excesivo de un tipo de alimento, en detrimento de otros alimentos, puede promover enfermedades. “Si la gente quiere llegar a ser vegetariano por razones personales, bien por ellos, pero no deben hacerlo para prevenir el cáncer”, añade.

Come un poco de todo y vas a estar bien
Para concluir, come menos y mejor. La carne de buena calidad es cara, así que comprueba las etiquetas para saber cómo se prepara tu comida y de qué está hecha. “Cada tipo de alimento tiene su lugar en una dieta equilibrada. Ningún alimento es perfecto y es por eso que tienen que completarse entre sí y ser comido en cantidades razonables”, dice Plumey.

“Comer un poco de tocino de vez en cuando no te va a hacer mucho daño,* una dieta saludable es sobre todo acerca de la moderación*”, dice Keys. “Y lejos, el mayor riesgo para tu salud es fumar, causando más de una cuarta parte de las muertes por cáncer en el Reino Unido y casi uno de cada cinco casos de cáncer.”

En un nuevo comunicado emitido el viernes, la OMS trató de arreglar las cosas y poner fin a la confusión mundial: “La última revisión del Iarc no le pide a la gente a dejar de comer carnes procesadas, pero indica que la reducción del consumo de estos productos podría reducir el riesgo de cáncer colorrectal “.

Recuadro: ¿Cuánta carne debes comer?
Una porción saludable de carne debe medir aproximadamente el tamaño de tu mano
100g a 120g de carne (un máximo de 500 g de carne roja en total por semana)
100g a 150g de pescado
Dos huevos
120 g de tofu

Recuadro: La lista
Aquí hay ocho (de los 116) agentes cancerígenos listados por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer
1. Fumar tabaco
2. Lámparas y camas solares
3. Producción de aluminio
4. El arsénico en el agua potable
5. Las bebidas alcohólicas
6. Los aceites minerales – sin tratar y tratados ligeramente
7. El polvo de madera
8. Los anticonceptivos orales, formas secuenciales de la anticoncepción hormonal

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada