20 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Por qué ese video se hizo viral?

Recientes investigaciones buscan explicar cuál es el secreto para que un video sea un éxito en la Internet, según publicó hoy el diario The New York Times.

¿Por qué ese video se hizo viral? (Foto: Youtube)

Gawker, un sitio de noticias y chismes, decidió publicar un post sobre el bombero que intenta resucitar a un gatito atrapado en una casa llena de humo. Pero antes de poder hacerlo, el editor hizo una petición: incluir en el epílogo (omitido por la mayoría de las páginas web) que el gatito murió por inhalación de humo poco después de ser salvado.

El video fue visto y compartido por casi todo el que lo envió, excepto para Gawker. ¿Qué pasó? ¿Qué diferencia tener éxito en la red y ser un completo fracaso?

Ya hemos visto que las redes sociales tiene el poder de convocar a una multitud de personas para derrocar dictaduras, es por ello que muchos apuestan millones por ellas. Pero estos espacios virtuales no solo han captado la atención de los empresarios, sino de los psicólogos que intentan descubrir o descifrar qué es lo que impulsa a alguien a darle “compartir” a un video.

Esta investigación promete tener implicancias importantes para los medios de comunicación y las empresas de publicidad.

Es así que si usted quiere derretir a Internet, deberá trabajar con las emociones, y mientras más intensos sean los sentimientos provocados, más probabilidad de que sean compartidos.

El estudio dirigido por la psicóloga social de la Universidad de Texas en Dallas, Rosanna Guadagno, que incluyó a 256 participantes muestra que las personas están más interesadas en compartir un video gracioso en vez de uno que incluya a un hombre curándose él solo la picadura de una araña.

Además, se observó que los artículos positivos se comparten más que los desalentadores. Por otro lado, los participantes prefirieron compartir videos con emociones negativas que los deprimentes.

“La gente comparte cosas que tienen fuertes reacciones emocionales, especialmente fuertes reacciones positivas”, dijo el Dr. Guadagno.

Compartir no es sólo la forma en ondas información a través de las comunidades; es también cómo se difunden las emociones. Recientemente, los analistas de Facebook, Yale y la Universidad de California, en San Diego, revisaron más de mil millones de mensajes de usuarios de Facebook y encontraron que cuando los usuarios ventilan que es un día lluvioso, sus amigos en otras ciudades publican actualizaciones de estado sombrío con más frecuencia de lo normal.

“La excitación es un estado aversivo, por lo que la gente quiere salir de ella mediante el intercambio”, dijo Berger. La miseria ama la compañía, y lo mismo ocurre con cualquier tipo de afectar profundamente el sentimiento.

Pero pulsando el botón de acción también puede ser impulsado por el ego. La construcción y el perfeccionamiento de un personaje en línea se ha convertido en una tarea cotidiana para muchos, dicen expertos; publicación de un enlace que evoca la risa o jadeos confieren el del partícipe.

Al igual que un estante repleto de tomos clásicos que nunca se han abierto, los vínculos que adornan las paredes de Facebook y cuentas de Twitter son marcadores de las personas que aspiramos a ser.

Y las compañías de medios de comunicación en línea son cada vez más conscientes de que su papel solo se limita a empaquetar el contenido que hará que cada miembro de las masas lo difundan para pulir una reputación en línea, mientras se sienten (extrañamente) seres únicos.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada