22 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Pyotr Pavlensky, entre la protesta y la locura

Conversamos con el artista ruso que clavó sus testículos en la Plaza Roja de Moscú. “Fue un acto de impotencia”, afirma.

Pyotr Pavlensky, entre la protesta y la locura (Foto: Efe)

Por: Evgeniy Moruz

Pyotr Pavlensky (29), el artista “performativo” ruso que fue arrestado el pasado domingo luego de clavar sus testículos en los adoquines de la Plaza Roja en Moscú, Rusia, fue puesto en libertad el lunes. Un tribunal desestimó los cargos de vandalismo menor que pesaban sobre él, por lo que fue absuelto. Publimetro habló con Pavlensky para averiguar las razones que lo llevaron a realizar este doloroso acto y cómo se las arregló para concretarlo.

¿Cómo lograste realizar el acto sin que antes te detuviera la policía?
En Rusia hay vigilancia en todas partes. Pero tenía una ventaja: todas las protestas en la Plaza Roja tienen a gente agitando banderas y gritando. Son muy visibles. Lo mío fue cauteloso. La policía no pudo reaccionar ante eso.

¿Cuál fue el mensaje detrás de tu performance?
He oído que cuando las condiciones son malas en las cárceles, los convictos se perforan el cuerpo con clavos. Con esto, quise transmitir un acto de humildad hacia mi pueblo. En este país se cometen muchos excesos, pero la gente no puede hacer nada. Esto nos hace sentir impotentes. Mi acto es un acto de impotencia.

¿Has hablado con médicos para saber si tu acto traerá consecuencias a tu salud?
Al menos no he notado nada negativo. Cuando estaba en la plaza clavando mi cuerpo, no sentía miedo en lo absoluto. Sin embargo, las horas previas a mi acto sí lo tenía.

¿Y en qué consistió tu preparación?
Básicamente en pensar qué iba a hacer con mi ropa. Debía desvestirme rápidamente. Tenía que estar seguro de que podía hacerlo en un máximo de 40 segundos. De lo contrario, el acto fracasaría.

Debe de haber sido muy duro el hecho de prepararte para este acto. Te clavaste tus propios testículos…
El miedo es algo natural cuando piensas demasiado en las cosas. Lo único por lo que sí me preocupé mucho fue en no clavarme una vena en mis genitales. En cuanto al dolor, estaba lleno de adrenalina, así que no sentí nada…

¿Qué pasó después de la detención?
Me llevaron al hospital, me sacaron el clavo y me vendaron la zona. Horas más tarde, me llevaron a la corte y luego me liberaron. Realmente no sabía lo que pasaba. Me había preparado para otro escenario.

¿Qué crees que es lo más importante que has transmitido?
De que cada persona puede hacer algo. Que pueden superar sus miedos y sus fobias.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada