20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Mariana Costa directora de Laboratoria es editora invitada de Publimetro

Publimetro invitó a la fundadora de Laboratoria a ser nuestra editora por un día. ¿Qué temas le gustaría que se trataran en un diario?

Mariana Costa estuvo en la redacción de Publimetro.

Mariana Costa llegó a la redacción de Publimetro para ser nuestra editora por un día. Ella nos habló de su valioso emprendimiento social que capacita a mujeres jóvenes como desarrolladoras en el mundo tecnológico. Su trabajo ya es reconocido a nivel internacional: el año pasado participó en un panel junto a Barack Obama y Mark Zuckerberg en la Universidad de Stanford, y fue elegida por la BBC como una de las 100 Mujeres del 2016.

¿Cómo nace Laboratoria?

Nació el 2014, como el spin-off de otro emprendimiento. Antes de comenzar Laboratoria, con mi esposo (Herman Marín) y un socio (Rodulfo Prieto), comenzamos una agencia de desarrollo de software, llamada Ayu. Queríamos emprender pero no sabíamos muy bien en qué. Herman es programador y nos dimos cuenta de que él tenía la habilidad más útil de los tres. Por eso, decidimos hacer algo en el rubro tecnológico.

¿En qué momento entra a tallar el tema social?

Empezamos con la agencia y nos vimos en la necesidad de armar un equipo de developers. Nos costó muchísimo, nos dimos cuenta de que era un talento escaso en el Perú. Cuando por fin lo logramos, se convirtió en el típico equipo de tecnología: todos hombres. Éramos 15 personas, yo, una diseñadora gráfica, y el resto puros hombres. Me pregunté: ¿Qué está pasando? Yo, que creo realmente en la diversidad, ¿cómo puede ser que esté creando una empresa así? Algo estaba mal. Y fue entonces que surgió la idea… Si no hubiésemos pasado por el problema de no encontrar talento, hubiera sido imposible que se nos ocurriera esto. Creo que eso es lo que le pasa a los emprendedores. De pronto, te tropiezas con el problema que quieres resolver. No es que estés sentado y se te ocurra una idea brillante.

¿Cómo lo decidieron?

En el mundo de la tecnología hay muy pocas mujeres. Nos dimos cuenta de
que había una oportunidad para cambiar eso, que la industria tecnológica necesita más talento, y, en particular, talento más diverso. Ahí surgió la
idea. Decidimos crear un programa para formar a jóvenes con esta habilidad de tanta demanda. Que fueran mujeres y que no hubieran podido acceder a educación superior de calidad. Ellas normalmente están limitadas a hacer trabajo no calificado y mal remunerado. Aquí podrían dar un salto enorme. Nos enamoramos de Laboratoria y cerramos Ayu.

¿En qué consiste la capacitación que dan a las desarrolladoras web?

Son seis meses de estudio a tiempo completo. Es un experiencia de inmersión con casi 1.000 horas de formación. Viven y respiran lo que están aprendiendo todo el día. Es una metodología de enseñanza que se basa en el trabajo
en equipo, el autoaprendizaje, en reforzar no solo sus skills técnicos, sino de relaciones interpersonales, socioemocionales, para que puedan alcanzar cosas que en un primer momento ni se imaginaban posibles. Por cierto, nuestra currícula es open source, abierta para todos.

Pasados los seis meses, ¿ya son empleables?

Sí, un título universitario no es tan trascendental en este rubro. Además, nosotros hacemos la conexión laboral. Tenemos una serie de clientes que son empresas que dividimos en cuatro grupos: empresas grandes que pasan por un proceso de transformación digital (bancos, retailers, universidades); fábricas
de software; agencias digitales, de desarrollo web o marketing digital; y startups de tecnología. Tuvimos empresas que desde el comienzo estuvieron por la idea y nos contactaron para contratar a nuestras egresadas. Tuvimos otras más resistentes, pero fuimos receptivos a su feedback para darles el mejor talento. Y funcionó: Laboratoria se ha posicionado como el mejor lugar para conseguir un front developer.

Tienen un índice de empleabilidad muy alto…

Nuestra métrica final es la empleabilidad. Si no consiguen trabajo, es que algo estamos haciendo mal. En las últimas promociones de egresadas, alrededor del 80% consigue trabajo como developer. En promedio, triplicamos los ingresos económicos de nuestras egresadas…

¿La capacitación continúa luego de haber egresado?

Sí. El 30% consigue trabajo poco antes de terminar. El resto, normalmente se
coloca en los tres meses posteriores a sus seis meses de formación. Ahí comienza la educación continua. Es un programa de año y medio en el que nuestras egresadas ya trabajan y estudian en Laboratoria, pero part time. Es un espacio que es importante para sucrecimiento laboral y les permite especializarse.

¿Las postulantes a Laboratoria deben tener alguna habilidad especial?

La primera y la más importante es hartas ganas de aprender. Es necesario que tengan el compromiso y la perseverancia para darle con todo y aprender. No es fácil, son seis meses a tiempo completo. Lo segundo es la capacidad de aprendizaje. Si traemos al programa a alguien a quien va a costarle demasiado, va a ser una frustración para ella y para nosotros. Por eso,
hacemos una evaluación que mide la comprensión lectora. Lamentablemente, en el Perú no se puede asumir que es algo que todos tengan. También evaluamos lógica matemática. Sin embargo, con las mujeres muchas veces pasa que ellas mismas
tienen estereotipos y piensan que son malas en matemáticas. Pero llegan a Laboratoria y se dan cuenta que eso no es cierto.

¿Las familias intervienen en en el proceso?

Sí. Nos aseguramos de que las alumnas tengan una red de apoyo para terminar el programa. Si son madres, es vital que ellas no sean las responsables de los niños durante esos seis meses. Involucramos a las familias para que vean el beneficio. Este programa es 100% responsable de lo que ofrece. Las estudiantes empiezan a pagar por el programa solo después de conseguir un trabajo.

¿Hubo un antes y un después para Laboratoria con tu aparición en un panel junto a Mark Zuckerberg y Barack Obama?

Fue un hito muy importante. Nos ha abierto puertas, nos ha dado una visibilidad que hemos sabido aprovechar. La invitación me llegó de sorpresa. En una conferencia global de emprendedores buscaban armar este panel con representación de diferentes regiones y querían a alguien de Latinoamérica. Facebook hizo su propio scouting. Yo no tenía planeado ir a ese evento porque estaba por dar a luz, pero cuando recibí la llamada de la Casa Blanca, me armé de valor y dije que sí. Y allí estuve, junto a Obama y Zuckerberg.

¿Cómo imaginas a Laboratoria en el futuro?

Nuestra visión está enfocada en ciudades grandes de la región. Queremos convertirnos en la primera fuente de talento femenino tech de América Latina
para el mundo. Queremos ser esa fuente de talento que cambie el rostro de la
industria de la tecnología. Que sea una industria inclusiva, con talento diverso. Y queremos hacer eso resolviendo un gran problema social, dándole la oportunidad de un futuro mejor a miles de mujeres en la región. Y, a la vez, innovar en educación y demostrar que hay mejores maneras de preparar a los jóvenes para los empleos del futuro.

DATOS

Nuestra editora invitada

Mariana Costa, de 31 años, estudió en la Universidad Católica y luego en la London School of Economics. Vivió diez años en Londres, Washington y Nueva York, antes de regresar a trabajar en Lima. Desde el 2014 dirige Laboratoria, donde actualmente trabajan unas 60 personas.

Laboratoria ya está presente en tres países

Laboratoria empezó en Lima, y en su corto tiempo de existencia ya se expandió a Arequipa, Santiago de Chile y México D.F., siempre con el mismo objetivo de capacitar a mujeres jóvenes como programadoras de códigos digitales. Y va por más ciudades…

De nivel mundial.

En la Cumbre Global de Emprendedores, realizada en la Universidad de Stanford en junio del 2016, Mariana Costa integró un panel con el expresidente Barack Obama y el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Clases intensivas.

La capacitación de seis meses se da en Av. Pardo 601, Miraflores, de 9 a.m. a 6 p.m. Hay cerca de 50 alumnas por clase.

MÁS NOTICIAS

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada