22 de octubre de 2018
Redacción Publimetro |

Probamos la Acer Predator Helios 300 y estas son nuestras impresiones

Con un diseño elegante, la Helios 300 es un equipo ligero y fácil de transportar.

Probamos la Acer Predator Helios 300 y estas son nuestras impresiones Acer Predator Helios 300.

Por: Vanessa Cruzado

Acer continúa apostando por Predator, su línea gaming, y hace unos meses lanzó la Helios 300, que se suma a la lista de laptops gamer que hay en el mercado.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

DISEÑO

Acer le ha dado un diseño exterior elegante pero agresivo – incluso tosco- al equipo. La Helios 300 tiene un color negro metálico con el logo de Predator en el medio y unas líneas rojas que llaman bastante la atención. Al borde de la tapa hay unas texturas que son amigables al tacto y a la vista. Sin embargo, el primer impacto negativo en lo visual es que las huellas dactilares se impregnan con facilidad en el equipo.

Sus dimensiones de 39,11 × 26,67 × 3,81 y el peso de 2,7 kg suman puntos a favor puesto que hacen que la laptop sea más ligera (pese a lo que guarda en su interior) y fácil de transportar, que tiene mucha demanda en las portátiles, sobre todo gamers.

Una mención especial al puerto de conexión Ethernet en un equipo que no deja atrás ninguna tecnología.

CONEXIONES

LADO IZQUIERDO

  • Ethernet
  • USB Type- C
  • HDMI
  • USB 3.0
  • Lector de tarjetas SD

LADO DERECHO

  • Cargador
  • Dos puertos USB 2.0
  • Auriculares

PANTALLA Y TECLADO

La elegancia del diseño se mantiene cuando alzas la tapa. La pantalla de la Helios 300 es de 15,6 pulgadas y su resolución es de 1920×1080 por lo que hablamos de una muy buena calidad de imagen. Eso se evidencia en las reproducciones de video (ya sea de archivos propios o cuando se esté viendo alguna serie/película) y en los gráficos de juegos. Además de alcanzar un 81% de colores del espectro sRGB y tener un brillo de 230 nits.

Bajando la vista, tenemos un suave teclado de goma cuyas teclas WASD están resaltadas de color rojo. Un sutil guiño a los gamers. Pero eso no es lo único que llama la atención.

El teclado de la Helios 300 se ilumina por completo de rojo -una pena por los que disfrutamos de la iluminación RGB. Acer mantuvo la elegancia en la retroiluminación ya que no distrae (sobre todo al jugador durante la partida) ni llega a ser molesta.

Algo que me sorprendió fue encontrar la separación de unos 3mm de las teclas entre sí con una distancia de 1.2 mm hacia el marco en una laptop gamer. Es decir, esa separación no es la ideal para quien usa el equipo solo para jugar, aunque con el tiempo te acostumbras. Para hacer otras actividades como redactar o editar, no hay diferencia con las otras portátiles que hay en el mercado.

El touchpad es bastante amplio. Tiene una dimensión de 10,4 × 7,63 cm que facilita la navegación en Windows 10. Para editar o jugar tampoco hay problemas, aunque por comodidad es preferible usar un mouse.

VENTILACIÓN

La Predator Helios 300 tiene incorporado una actualizada versión de ventiladores Acer AeroBlade 3D Fan 25. Se mantiene fresca y no hace ruidos. También tiene un software Preloaded PredatorSense que indica en tiempo real sobre el sistema. A esto se suma que puedes monitorizar y controlar.

AUDIO

La Helios 300 tiene sus altavoces TrueHarmony en la parte inferior con una potencia 78 dB que lo hace bastante aceptable. Esta Predator cuenta con el sistema de audio Dolby Audio que tiene seis opciones: dinámico, película, música, juego, voz y personalizado.

Voy a centrarme en las opciones música y juego por la diferencia auditiva. El primero le da más importancia a los instrumentos y la voz entra en segundo plano. Sin embargo, si optas por la opción juego en partidas, le da prioridad a los diálogos -y también a la voz de jugadores en línea – que a la música del videojuego. Por un tema de gustos, preferí jugar usando la opción música ya que disfruto más escuchando el ost.

EXPERIENCIA

Desde que aplastas el botón de inicio hasta que aparezca el escritorio, la Helios 300 lo hace en 20 segundos. Un tiempo bastante rápido comparado al resto de portátiles. Usé la laptop -cargada al 100%- para trabajar, jugar y editar.

Algunas actividades que realizo en un día de trabajo son monitoreo de medios, redacción, edición (simple) de imágenes, uso de redes sociales y descargar de videos. Por lo que es común tener más de seis ventanas abiertas en el navegador, además de Word, Paint y Spotify. El equipo no se ‘lageó’ en las más de ocho horas de actividades laborales. La Helios 300 empezó a calentarse a partir de la sexta hora y con el Preloaded PredatorSense, se enfrió totalmente a los seis minutos. Eso sí, el primer anuncio de batería baja (10%) se dio a las cuatro horas y media de haber empezado a usarla.

Esta Predator tampoco se puso lenta al momento de jugar y se calentó entre la cuarta y quinta hora de uso. Los gráficos se veían excelentes en la calidad HD y el audio en modo música permitían que uno se inmersa totalmente en el juego. Sin embargo, la batería detenía esta experiencia. A las primeras dos horas de uso, la carga ya estaba en 20%. Su consumo dependía del juego. Pude disfrutar más Dishonored 2, por ejemplo, que Left 4 Dead. Pero en general era bastante molesto encontrar un tomacorriente para conectarla y no perder la partida.

A favor: Diseño, peso, procesador, memoria, gráficos, sistema de ventilación, inclusión de puerto de conexión Ethernet, Preloaded PredatorSense y retroiluminación del teclado.

En contra: Tiempo de vida de la batería, audio y visibilidad de las huellas digitales por el color del equipo.

NOTAS RELACIONADAS

¿Cuál es la laptop ideal de acuerdo con la carrera que estudio?

¿Qué debo considerar antes de comprar una laptop?

¿Tu laptop se calienta demasiado? Así puedes solucionarlo

CES 2018: 5 tecnologías alucinantes de la feria tecnológica

La ciberseguridad se reinventa frente a las amenazas informáticas

Tags

Ir a portada