21 de mayo de 2018

Temas del día

Redacción Publimetro |

'Presente Futurista', Verónica Klingenberger

“Un puente peatonal, impreso en 3D en acero inoxidable, atravesará un canal en Ámsterdam y se inaugurará este año”.

'Presente Futurista', Verónica Klingenberger Serie de mesas titulada Digital Matte (Foto: Cargo Collective)

POR VERÓNICA KLINGENBERGER
PERIODISTA
@vklingenberger

Hace un par de semanas caí en el High Museum of Art de Atlanta (EE.UU.) y me topé con una de las mejores caras del futuro. En una sala con pinta de nave espacial, perfectamente iluminada, tres mesas plateadas estilo rococó se mostraban de pie, una junto a la otra. Al acercarse uno descubría de qué estaban hechas: pequeños bloques de construcción moleculares reprogramables. Parecen píxeles volumétricos, se llaman voxels y pronto serán las partículas de las que estarán hechos muebles y construcciones.

La primera mesa tenía vóxeles grandes, la segunda más pequeños y la tercera casi imperceptibles. Detrás de las mesas, tres imágenes de Mario Bros. funcionaban como analogía: iban de la más pixeleada a la más nítida, junto a su respectiva mesa. La idea es que en el futuro o cualquiera de estos días, robots industriales y software inteligente le den vida a cualquier diseño colocando voxel sobre voxel, voxel junto a voxel.

La serie de mesas se titula Digital Matter (su traducción estaría entre “asunto digital” y “materia digital”) y fue encargada por el mismo museo al Joris Laarman Lab, sociedad holandesa creada por el diseñador Joris Laarman, la cineasta Anita Star y un grupo de ingenieros, programadores y diseñadores que experimentan en ese fascinante punto donde se cruzan ciencia, arte e ingeniería. De hecho, los robots de los que hablaba en el párrafo anterior armaron las tres mesas en algún momento del pasado cercano.

Joris Laarman Lab: Design in the Digital Age (El laboratorio de Joris Laarman: Diseño en la era digital) es un pasaje al futuro de hoy, o como dijo el New York Times, y bien proclamaba el enorme banner desplegado en la fachada del museo: “La exhibición no solo representa el mundo del futuro; anuncia el valiente y novedoso presente”.

Joris Laarman nació en 1979 y antes de cumplir los 40 años ha logrado colocar muchas de las piezas creadas en su laboratorio en las colecciones permanentes de los museos más importantes del mundo, como el MoMA de Nueva York o el Centre Pompidou de París. Lo suyo es el diseño y su ejecución a partir de algoritmos y sorprendentes impresiones en 3D.

La exhibición está compuesta por cinco proyectos o series, entre ellos Bone Furniture, la serie más conocida de Laarman, cuya concepción y diseño se basó en una investigación del profesor alemán Klaus Mattheck sobre la relación entre huesos y árboles. A partir de ahí, Laarman y su equipo crean un algoritmo que imita el crecimiento óseo; Makerchair, 12 sillas fabricadas digitalmente, ensambladas a partir de pequeñas piezas impresas en 3D; y MX3D Bridge, su proyecto más ambicioso, del cual muestran planos y pequeñas maquetas a escala.

Imagina esto: un puente peatonal, impreso en 3D en acero inoxidable, que atravesará un canal en Ámsterdam y se inaugurará este año. Pero allí no acaban las sorpresas: el proyecto plantea revolucionar el propio proceso de construcción, ya que el metal se imprimirá directamente en el aire y no dependerá de ningún soporte. El futuro llegó y es sorprendente.

NOTAS RELACIONADAS

‘Calla o muere’, por Verónica Klingenberger

‘Raros y hermosos’, por Verónica Klingenberger

‘La vendetta’, por Verónica Klingenberger

‘Té piteado’, por Verónica Klingenberger

Tags

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO