20 de marzo de 2019
Redacción Publimetro |

'Planificación Urbana, Pobreza y Desigualdad', por Jorge Sánchez Herrera

“El debate sobre Celia, que gasta diez veces más de su sueldo que el señor José en moverse, y que con S/.750 mensuales vive en la pobreza, puede esperar”.

'Planificación Urbana, Pobreza y Desigualdad', por Jorge Sánchez Herrera Debate electoral a la alcaldía de Lima se centra en combatir la delincuencia y no en la planificación urbana (Foto: USI)

Jorge Sánchez Herrera – Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

La semana pasada escribí sobre la relación entre planificación urbana e inseguridad. Ningún candidato a la alcaldía se resiste a la tentación de afirmar que la lucha contra la inseguridad ciudadana será una prioridad durante su gestión, pero muy pocos plantean algo más que reforzar las coordinaciones con la policía; e incluso algunos sugieren la intervención militar. Casi nadie intenta analizar las causas del problema. No podemos asociar los problemas más básicos de nuestra sociedad con la planificación urbana.

Cuando escucho hablar sobre pobreza y desigualdad, la discusión gira en torno al crecimiento del PBI, al “chorreo”, a la informalidad, a los programas sociales, etc. Nunca sobre zonificación, ni sobre usos de suelo, ni sobre movilidad urbana, ni sobre transporte público. ¿Se puede “promover” una ciudad que incentiva la pobreza y la desigualdad?

La señora Celia cocina y lava la ropa en una casa en San Borja. Para llegar a su trabajo se toma algo más de dos horas de ida y casi tres de vuelta. Su sueldo ronda los S/.1000, pero se gasta S/.250 al mes en micros y combis. Su jefe, el señor José, es gerente de una consultora y trabaja en Surco. Todas las mañanas pasa 40 minutos atascado en el tráfico con su auto. Su sueldo ronda los S/.25,000, de los cuales S/.600 se le van en gasolina.

Ahora imaginen un Estado que, en formato de Municipalidad Metropolitana, invierte la mayor parte de sus recursos en ensanchar las pistas para que don José pueda reducir su viaje de 40 a 35 minutos, solo mientras las vías vuelven a saturarse. ¿Y las reformas del Sistema Integrado de Transporte? ¿Y la ampliación del Metropolitano? Bien, gracias.

Las personas como Celia, que deben atravesar diariamente la ciudad para trabajar, podrían reducir el tiempo de sus viajes si vivieran más cerca de sus centros de trabajo, pero para eso el Estado tendría que promover vivienda accesible ahí donde está la actividad económica, y no donde el suelo es barato. Y también tendría que promover el desarrollo de actividades económicas en los distintos centros que la ciudad ya tiene (reforzar la idea de una ciudad policéntrica). Pero para eso necesita pensar, zonificar y trabajar de la mano del desarrollo inmobiliario privado, y no dejarle a él el rol de planificador.

Por ahora parece que el debate electoral está centrado en la lucha contra la delincuencia. El debate sobre Celia, que gasta diez veces más de su sueldo que el señor José en moverse, y que con S/.750 mensuales vive en la pobreza, puede esperar. ¿Alguien dijo igualdad de oportunidades?

NOTAS RELACIONADAS

‘Planificación urbana e inseguridad’, Jorge Sánchez Herrera

‘Ciudades (EN) visibles’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Starchitects’ en Lima, por Jorge Sánchez Herrera

‘El Nordeste’, por Jorge Sánchez Herrera

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada