24 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Pepe' Mujica: "Somos enemigos de la marihuana"

Elegido en el 2009, el actual presidente de Uruguay vive con su esposa Lucía Topolansky en una modesta casa ubicada en una zona rural de Montevideo. Dona la mayor parte de su salario a las personas necesitadas y se mueve en un VW escarabajo de 1987. Con ustedes, “el presidente más pobre del mundo”.

'Pepe' Mujica: "Somos enemigos de la marihuana" (Foto: AFP)

Por: Fernando Mitre Fabio Nannunzio Ricardo Boechat

Tres periodistas brasileños del programa Canal Libre viajaron hasta Montevideo para entrevistar al presidente uruguayo José Mujica, de 78 años, mejor conocido como ‘El Pepe’. En estas líneas, cedidas a Publimetro Brasil, el llamado “presidente más pobre del mundo” nos explica sus posiciones.

¿Cómo fue que se decidió despenalizar la marihuana en Uruguay?
Todo lo que veníamos haciendo no daba resultado. Había cada vez más y más consumidores y algo mucho peor, el narcotráfico, lo que aumenta el grado de la violencia y la corrupción en diversos ámbitos de la sociedad. Así que piensa en este consejo: “Si quieres cambiar, no puedes seguir haciendo lo mismo”.

Pero la medida ha generado cierta desconfianza…
Es natural que la gente tenga miedo. Pero no miden las consecuencias de continuar con una política que se aplica en la humanidad hace cien años. Y mientras, se siguen multiplicando los precios, los grados de violencia, y no se acaba la adicción. No tenemos todas las respuestas.

¿Cree que funcione este proyecto?
No somos partidarios del uso de la marihuana. Somos sus enemigos, como somos enemigos del tabaco y del alcohol. Si fumo uno o dos cigarrillos de marihuana a la semana, no está bien, pero es aceptable. Pero si una persona comienza a cambiar por el consumo, debe ser tratada. La persona puede ser entendida. El consumo clandestino promueve consecuencias negativas.

*¿Cree que fumar marihuana es dañino?
No podemos caer en el error de decir que la marihuana es una droga leve. No lo es. Toda adicción es mala; sería mejor no existiese. Uruguay tiene 150 mil consumidores, tal vez 200 mil. No se los quiero dejar al mercado clandestino. Queremos que el Estado intervenga para que podeamos atenderlos a tiempo.

Pero la venta legal podría generar su tráfico a otros países…Muchos aseguran que podría ir a Brasil.
En EE.UU., se vende abiertamente en algunos estados. hubo gente que compró y fue a vender en lugares que estaba prohibido. No vamos a vender aquí para luego revender aquí para luego revender en Brasil, en la frontera. El proyecto no existe para fomentar o incentivar la adicción. Se venden cantidades pequeñas, controladas e identificadas. Vamos a aplicar las mismas leyes de las reservas de la inversión financiera. Hoy en día hay farmacias que pueden vender opio y ciertas drogas adictivas, pero se controla. Vamos a utilizar los mismos mecanismos de control. Por eso tenemos plantas clonadas que tienen su propia identidad y su composición molecular.

¿Qué pasará con los consumidores de drogas?
Vamos a cuidar la identidad de los consumidores. No vamos a publicar sus nombres en los noticiarios. Vamos a tener un registro.

¿Y cómo funcionará la producción?
Es posible que la producción sea privada, pero será en áreas militares vigiladas. No vamos a hacer crecer la marihuana en todas partes. Tiene que estar controlado.

¿Y si sale mal?
Tendremos que cambiar la política y ver por qué no funcionó. No se puede ser fanático. Debemos tener la audacia de innovar. Pero cuando la innovación está mal se debe renovar el camino.

Uruguay también ha regulado el uso de la sal en lugares públicos…
Sí, no colocamos saleros en las mesas de los restaurantes, por ejemplo. Si quieres sal, la puedes pedir. Pero no favorecemos su consumo. Sabemos que es dañina. No la prohibimos, pero no favorecemos su consumo.

¿Siente que Uruguay es visto como un país de vanguardia?
Uruguay siempre ha sido un país muy avant garde. El divorcio, por el deseo de las mujeres, se creó en la década de 1910. Somos un país prodigioso en cuando a legislación social, un país laico, muy secular. Pero se trata de un país pequeño. Lo que nosotros podemos hacer no sería posible para un país como Brasil.

¿Ha funcionado la ley que permite el aborto?
Simplemente a nadie le gusta el aborto. no estamos a favor del aborto. Pero sabemos que la mayoría de las mujeres están solas. Si las dejamos solas, estamos favoreciendo una tragedia. Los primero es la atención psicológica. Ofrecemos apoyo completo si la mujer quiere rectificar su decisión. Con esto podríamos salvar vidas. La política existe para salvar vidas, garantizar la vida de la madre y tratar de que, en muchos casos, la mujer mire hacia atrás. Si seguimos como antes, negando la realidad, las mujeres seguirán teniendo abortos clandestinamente y en malas condiciones. Se sentirán pecaminosas y sin rescate. la vida de una mujer puede estar en peligro, sobre todo en los sectores más pobres de la sociedad.

Se le critica la falta de tiempo y dinero para hacer cumplir muchas de estas nuevas leyes…
Con certeza, vamos a tener dificultades. Pero vamos a tratar de aprovechar los recursos que el Estado ya tiene. Por eso mencioné eso de las tierras militares para la producción de la marihuana. Hay un montón de tierras abandonadas. no todo se arregla gastando. Se deben utilizar los recursos que ya tenemos a la mano. Ya tenemos a los funcionarios públicos, personas que ya están capacitadas para su trabajo.

*¿Por qué aceptó recibir prisioneros de la base de Guantánamo?
Uruguay es un país hijo de inmigrantes. Todos tenemos un abuelo o bisabuelo que vino de algún lugar abandonado, por el hambre, la guerra o la necesidad. Es un país de asilo, de refugiados que venían con su dolor de todas partes. Es una barbaridad lo que hicieron ahí (en Guantánamo). Se trata de una cárcel clandestina, con presos sin juicio, sin juez, ni defensa, nunca…Y son personas detenidas sin acusación por 12 años. Cuando yo estuve preso, fue por una causa y fui juzgado.

¿Se considera un líder “exótico”?
Me doy cuenta de que soy un poco exótico en el mundo que tengo que vivir. Las repúblicas vinieron como una negación de la monarquía divina. Vinieron a confirmar que todos somos iguales. Los gobiernos tienden a vivir y crear una forma de vida similar a la forma de vida de los sectores acomodados y no a los de la mayoría de la población. Pero yo tengo muy claras mis costumbres y mi forma de ser. Soy como la mayoría de mi pueblo. Elijo vivir y gastar como ellos viven y como ellos gastan. No necesito más.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada