21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

(Opinión) El regocijo gay y la palabra de Dios

A raíz del proyecto de ley que promueve la unión civil entre homosexuales, Verónica Klingenberger nos da su punto de vista.

(Opinión) El regocijo gay y la palabra de Dios (Foto: Shutterstock)

Por: Verónica Klingenberger

¡Buenas noticias, hermanos!

¡Carlos Turbino declara que no es homofóbico! Al parecer todos malentendimos su tweet sobre el “Odio Gay” y la comunidad LGTB debería agradecer la ardua lucha del congresista para mantenerla alejada de las FFAA. Lo mejor de todo es que en el Perú se puede considerar a los gays como ciudadanos de segunda categoría sin tener que ser homofóbico, así como también se puede ser fan del Negro Mama sin tener que ser racista. Viéndolo bien, la nuestra podría ser la verdadera tierra de la libertad.

¡El punk no ha muerto! Las sagradas escrituras que defienden el matrimonio heterosexual también promueven el odio (no especifican si gay o hetero) como vehículo para encontrar la vida eterna. Luego de la ola de comentarios de cientos de lectores citando algunos pasajes de la Biblia para defender el matrimonio heterosexual y alejarlo de su aberración gay, rescatamos dos citas que nos dan carta blanca para, al menos, poder detestar al prójimo sin alejarnos de Dios. “Quien ame su vida la perderá y quien odie su vida en este mundo la conservará en la vida eterna” (Juan. XII. Versículo 25). Y “si alguien viene a mí y no odia a su padre y a su madre y la mujer y los hijos, y los hermanos y la hermana y hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo” (Lucas XIV. Versículo 26). Odia a todos y vivirás por siempre.

¡Martha Chávez está a favor del proyecto de ley de unión civil entre homosexuales!… siempre y cuando no afecte el sacramento del matrimonio. Pero veamos el lado bueno. Esa sagrada alianza sigue siendo exclusividad de hombres y mujeres peruanos que, por ejemplo, necesitan obtener otra nacionalidad para salir de este país cuanto antes. Hay prioridades. También celebramos la sagrada unión entre hombres y mujeres por conveniencia, y esa larga tradición de matrimonios acordados para engordar fortunas o evitar guerras.

¡Cipriani da su venia a homosexuales que quieran vivir juntos “y hacer sus contratos y eso”! Gracias al consentimiento del cardenal se acelerarán los trámites en todas las notarías de la capital y se espera que ocurra lo mismo en otras ciudades del país. Esperamos que el cardenal también se anime a preparar un TED Talk en el que dé luces sobre seis siglos de incesto, matrimonios forzados y anulados según conveniencia de la iglesia. Como bonus track, y para ganar nuevos fieles entre los más jóvenes, también podría explayarse sobre cómo las Santas Escrituras avalan también la esclavitud (“Con la aprobación del Señor, un esclavo puede ser golpeado hasta la muerte sin castigo alguno para el perpetrador con tal de que el esclavo no muera muy rápido” (Éxodo. Capítulo 21 Ver.20-21). Y quién sabe, quizás si las familias peruanas contaran con un buen arsenal de esclavos, los matrimonios durarían mucho más gracias al amor potenciado durante esas horas de ocio en pareja.

La palabra de Dios es más divertida de lo que creen.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada