24 de marzo de 2019
Redacción Publimetro |

'Nueva Ciudad de Olmos', por Jorge Sánchez Herrera

“Me preocupa mucho que gente del gobierno piense que las imágenes y videos virtuales que promueven pueden ser urbanismos de vanguardia”.

'Nueva Ciudad de Olmos', por Jorge Sánchez Herrera La imagen es referencial (Foto: Andina)

Jorge Sánchez Herrera – Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

Hacer una nueva ciudad no es fácil. Las ciudades se componen de una superposición de fuerzas económicas, sociales y culturales, que las hacen atractivas para sus habitantes. Los urbanistas pueden analizar aquellos factores que hacen que nos sintamos atraídos por una ciudad. ¿Por qué nos gusta caminar por Buenos Aires? ¿Por qué funciona el transporte público en Londres? ¿Cómo hizo Medellín para reducir la violencia urbana? ¿Cómo hace Roma para convivir con su patrimonio histórico?

Pero lo más difícil es poder adaptar aquellos factores a nuevas urbanizaciones. No son muchos los casos de éxito que conozco, aun cuando estas nuevas urbanizaciones comiencen a desarrollarse en la periferia, anexas a ciudades principales. En ciudades satélite, aquellas que se piensan aisladas de las ciudades consolidadas, las chances de éxito son aún menores.

Hace algunas semanas leí sobre los avances de la Nueva Ciudad de Olmos, cuya idea es albergar a las personas que trabajarán en los nuevos campos de cultivo producidos por el trasvase de aguas del Río Huancabamba, en Lambayeque. El proyecto de ingeniería es impresionante. La idea de desviar el agua de un río para llevarla de una vertiente a otra a través de embalses y túneles transandinos, con el fin de convertir un enorme desierto en tierra fértil, es un sueño que parece solo posible de imaginar a través de ingeniería de vanguardia.

Pero no sucede lo mismo con la nueva ciudad. A pesar de que el Ministerio de Vivienda la promueve como la primera ciudad sostenible y planificada del país, hay pocas cosas menos sostenibles que desarrollar una nueva ciudad aislada –por el costo de dotarla de servicios básicos–, y la dificultad y tiempo que esa superposición de capas puede tomar para desarrollarse.

El Ministerio sostiene que se han utilizado los principios de urbanismo más avanzados, pero de la información disponible, lo que se ve es un plano que concentra la vivienda en el centro, dejando un borde industrial, recreacional y de equipamientos. Vamos, una ciudad segmentada tal y como se pensaba hace 70 años. En el plano también se ven manzanas cuadradas, que intuyo, estarán subdividas en pequeños lotes. Es decir, la forma en la que lotiza cualquiera de las empresas especuladoras que buscan tierra barata en los bordes de Lima. Los lotes pequeños (de poco frente y mucho fondo) arrastrarán los mismos problemas de iluminación natural y dificultad de renovación urbana (al estar la propiedad privada tan atomizada) que tienen en Lima.

También he leído que habrá macro-lotes disponibles para grandes conjuntos habitacionales, aunque nada nos haga pensar en un modelo diferente a los grandes guetos cercados que se replican por aquí. Me preocupa mucho que gente del gobierno piense que las imágenes y videos virtuales que promueven pueden ser urbanismo de vanguardia. Me preocupa aun más que alguien crea que siquiera lo visto en esas imágenes se va a lograr en el tiempo.

Lo mejor hubiese sido convocar a –verdaderamente– los mejores y discutir públicamente el proyecto. Era una oportunidad para pensar, con lo que ya sabemos que funciona y lo que no, en un nuevo modelo de ciudad. O a lo mejor la solución no era una nueva ciudad, sino fortalecer la red de pueblos aledaños al proyecto, como Motupe o la misma antigua ciudad de Olmos, a no más de 30 kilómetros. Pero quizás ahí no estaba el negocio.

MÁS NOTICIAS…

Noticias de Actualidad, Entretenimiento y Deportes

Noticias de actualidad, deportes, economia, tecnologia, cine, espectaculos, turismo y mas del Peru y el Mundo en Publimetro.pe


No dejes de seguir a Publimetro en Facebook

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada