16 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Norteamérica espera temperaturas más clementes tras frío polar

El termómetro no superaba los -10°C en Nueva York este miércoles, pero se espera que la intensa ola de frío que afecta a buena parte de Estados Unidos y Canadá desde hace una semana deje paso en las próximas horas a temperaturas más clementes.

La capital estadounidense amaneció bajo un gran cielo azul a -8°C, mientras que Chicago recibió el día a -18°C.

Pero, tal y como anunciaron los meteorólogos estadounidenses, las temperaturas comenzarán a subir a media jornada, “al tiempo que las masas de aire ártico responsable de este frío penetrante se difuminan”.

En Washington el termómetro se situaba en -3°C durante la jornada y a -9°C en Chicago

El transporte aéreo, de todas formas, seguía sufriendo las consecuencias de estas temperaturas excepcionalmente bajas.

El sitio especializado Flightaware.com informó a primera hora del miércoles que 664 vuelos habían sido anulados y otros 1.000 sufrían retrasos.

En total 18.000 vuelos han sido cancelados en Estados Unidos desde el pasado jueves.

Los aeropuertos de Nueva York, Washington, Atlanta, Chicago y Detroit son los más afectados de Estados Unidos. El de Toronto, en Canadá, conoció igualmente el caos durante varias horas y se vio obligado a suspender el martes el tráfico por el intenso frío que congeló algunas partes de los aviones durante seis horas, mientras la policía canadiense tuvo que mandar refuerzos para contener la ira de algunos pasajeros.
-5,5°C en Florida
La ola de frío ha logrado batir algunos récords como en Nueva York, que el martes registró las temperaturas más bajas en 100 años para un 7 de enero, o en Tallahasse, capital de Florida -donde suele reinar el clima templado-, que llegó a los -5,5°C, según el diario local Tallahassee Democrat.

Pero la zona del Midwest, acostumbrada a las bajas temperaturas por estas fechas, es la que más ha sufrido la ola de frío ártico.

Embarrass, en Minnesota, alcanzó el martes el récord nacional con los -37°C registrados.

El emblemático Central Park neoyorquino era una cubitera el martes por la mañana con sus -15,5°C, rebasando el récord de 1896 situado en -14,4°. La mayor ciudad de Estados Unidos no superó los -10°C en toda la jornada, con una sensación térmica de -22°C.

Al menos 49 ciudades batieron el récord de frío para un 7 de enero, entre las que se cuentan Filadelfia (-15,5°C) y Baltimore (-16,1°C).

En Montreal, Ottawa y Toronto, los canadienses más resistentes al frío se quejaron de las temperaturas gélidas y los cortes de electricidad.

Las autoridades estadounidenses advirtieron a la población que la combinación de frío y ráfagas de viento puede crear una sensación térmica mortal.

“Pido a todos los neoyorquinos que se queden en un lugar caliente para evitar hipotermia, sabañones y otros problemas que podrían poner en peligro su salud”, insistió el alcalde Bill de Blasio.

Las escuelas permanecen cerradas principalmente en Minnesota, Chicago, Atlanta, Nashville por el frío y los vientos del Polo norte.

Las autoridades han decretado la alerta por fuertes vientos en la región de Buffalo, en el norte del estado de Nueva York, y por tormentas desde Nueva Jersey a Massachusetts, en la costa noreste.

Una veintena de personas han fallecido desde el inicio del año por la ola de frío, entre ellas cuatro hombres de 48 a 63 años muertos durante el fin de semana en Chicago de un infarto cuando sacaban la nieve frente a su domicilio. El cuerpo de una mujer de 90 años fue encontrado el lunes en la nieve cerca de su vehículo en Ohio (norte).

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada