21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿El nombre de una persona influye en su rostro y personalidad?

Según investigadores, existiría una relación entre el nombre y la cara de una persona.

¿El nombre de una persona influye en su rostro y personalidad? Foto: Shutterstock

Unos investigadores franco-israelíes llevaron adelante una serie de experimentos con el fin de dilucidar si era posible que los participantes reconocieran la cara de un desconocido solo por su nombre. Los resultados fueron publicados en la revista Journal of Personality and Social Psychology y muestran lo siguiente:

En cada experimento, los participantes presentaron mejoras significativas (del 25 al 40 por ciento de precisión) al momento de relacionar el nombre con la cara al azar (20 o 25 por ciento de precisión dependiendo del experimento), incluso cuando el origen étnico, edad y otras variables socioeconómicas fueron controladas. De este modo, se transformó en el primer estudio en demostrar que la relación entre las preconcepciones sociales y las expectativas de un nombre pueden alterar la forma en la que se observa.

La doctora Yonat Zwebner, líder de la investigación, sostuvo: “Nuestro nombre es nuestro primer marcador social. Cada nombre tiene características asociadas, comportamientos y una apariencia”. “Con el tiempo, estas estereotipadas expectativas faciales de cómo debemos mirar pueden manifestarse en nuestra apariencia. Desarrollamos la personalidad que otras personas esperan que exhibamos”, explicó.

“Las investigaciones anteriores han demostrado que hay estereotipos culturales que tienen nombres, incluyendo cómo alguien debe mirar. Por ejemplo, las personas son más propensas a imaginar a una persona llamada Bob y que tenga la cara más redonda que una persona llamada Tim. Creemos que estos estereotipos pueden, con el tiempo, afecta a la apariencia facial de las personas”, declaró Zwebner.

Fuente: Science Daily

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Se puede estar enamorado de tres personas al mismo tiempo, según estudio

El enamoramiento modifica las estructuras cerebrales que dan paso a conductas distintas. El cerebro es el órgano que se enamora y no el corazón, señaló Eduardo Calixto González, investigador del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”.


.-

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada