18 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Negocios de comida jalados en salubridad

Más de 600 de estos establecimientos inspeccionados por Digesa el año pasado en Lima y Callao –el 47%– incumplían normas sanitarias. Voceros del Minsa precisan que fiscalización de estos locales corresponde a los municipios distritales.

Negocios de comida jalados en salubridad (Foto: Andina/Arturo Córdova)

Una fotografía del periodista Carlos Navea Paredes compartida en su cuenta de Facebook y que mostraba una cucaracha en la pizza por delivery que le llegó del Domino’s Pizza de Pueblo Libre, puso en el punto de mira las malas condiciones higiénicas de este establecimiento. Pero no se trata de un caso aislado.

El año pasado, la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) del Ministerio de Salud realizó 1.283 inspecciones en restaurantes y negocios de comida en Lima y Callao. El 47% recibió observaciones.

En algunos de ellos, por ejemplo, las empresas no les habían facilitado guantes, mandiles y mallas para el pelo a sus trabajadores. En otros casos, usaban insumos vencidos o las refrigeradoras se hallaban en mal estado.

José Miguel García, coordinador del área de Vigilancia y Fiscalización Sanitariade la Dirección de Higiene Alimentaria y Zoonosis de la Digesa, le explicó a Publimetro que los poco más de 600 locales infractores no respetaron normas sanitarias establecidas en el 2005.

Esa ley obliga a los negocios de comida, entre otras cosas, a ubicarse en zonas sin contaminación a su alrededor, a tener pisos y paredes fáciles de limpiar y a contar con desagües.

La norma también señala quiénes son los responsables de fiscalizar estos negocios. “Las autorizaciones sanitarias, las licencias de funcionamiento y las sanciones son competencia de los municipios”, dice García.

En ese sentido, invocó a las autoridades distritales a cumplir esta función. En caso de necesitar asistencia técnica, pueden acudir a Digesa.

“Cuando una autoridad no actúa o existe un riesgo a la salud, nosotros como Digesa tomamos acciones inmediatas y hacemos inspecciones. A veces actuamos solos y debemos ir con la Policía y la Fiscalía. No podemos aceptar que un establecimiento en pésimas condiciones venda alimentos”, explica García.

El año pasado, la Digesa realizó operativos en conjunto con 17 municipios distritales de Lima y Callao, como Ate, Miraflores, Jesús María, La Molina y Barranco. Este año esperan sumar a más distritos.

Las sanciones

Las autoridades tienen varias fórmulas para sancionar a un establecimiento por insalubre.

•Multas económicas. Pueden ir desde 0,1 a una Unidad Impositiva Tributaria, es decir, de 385 a 3.850 soles.
•Más drásticos. También pueden decomisar los alimentos, cerrar el local temporalmente o clausurarlo y retirarle la licencia de funcionamiento.
•¿Reincidente? Si el local vuelve a incumplir la norma dentro de los seis meses siguientes a la primera infracción, los municipios deben duplicarle el importe de la multa.

Si ves locales sucios…

Puedes reportarlo a la web de Digesa (www.digesa.sld.pe) en el apartado de Buzón de Quejas. Una segunda opción es descargarte su aplicativo “Digesa” y quejarte por esta vía. Está disponible para smartphones en Google Play.

Crisólogo cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec)

Un primer paso es revisar la comida que los meseros te sirven. Si notas algo extraño mientras la ingieres, debes reclamar de inmediato. En primer lugar, puedes llamar al mesero y reportarle lo sucedido o, si deseas, puedes pedir directamente el libro de reclamaciones.

Siempre es muy útil que los consumidores tomen fotografías o filmen el alimento cuestionado. Si ya pagaron el plato, tienen que conservar el comprobante de pago.

Como consumidor, está en tus manos decidir qué acciones tomar dependiendo de la actitud del proveedor. Puedes aceptar sus disculpas y cerrar ahí el tema o iniciar una acción ante el Indecopi.

Es muy importante reiterar que las personas tienen dos derechos básicos. Uno es el derecho a recibir productos idóneos y segundo, el derecho de que este producto no implique un riesgo para la salud.

A los clientes que han tenido malas experiencias, los animo a compartirlas con otros consumidores, tal y como hizo el cliente de Domino’s Pizza. Las redes sociales vienen demostrando ser una buena alternativa para prevenir que otras personas pasen por lo mismo.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada