23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

La Mar Road [OPINIÓN]

Nuestro columnista plantea preguntas y propone ideas para esta concurrida avenida miraflorina.

La Mar Road [OPINIÓN] Av. La Mar se ha convertido en un lugar obligado para los 'foodies'. (Google Maps)

Por Jorge Sánchez Herrera
Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

Hace unos días leí en el Facebook de Gastón Acurio un comentario sobre un nuevo “huarique” en la Av. La Mar de Miraflores. Además de la reseña gastronómica, Gastón aprovechó para recordar los inicios de su cebichería, cuando comenzó una aventura sobre una avenida por la que pocos apostaban aún. Allá por el año 2004, resultaba difícil imaginarse el “cluster” gastronómico en el que se convertiría. Aunque hoy, si bien puede ser celebrable que nuevos restaurantes y negocios prosperen en la zona, sería bueno cuestionarse hacia dónde está yendo este “cluster”.

Quien primero debería trazar una visión para esta parte del barrio de Santa Cruz, si es que no lo ha hecho ya, es Miraflores. Y para eso debería hacerse varias preguntas. Primero, ¿cuál es el rol de Santa Cruz para el distrito y para la ciudad? Con esto planteado, podríamos definir en el imaginario la Av. La Mar por los próximos diez o quince años.

¿Qué usos deberían permitirse o fomentarse? A diferencia de la mayoría de barrios consolidados en procesos de regeneración, Santa Cruz ha mantenido acertadamente en su esencia los usos mixtos (vivienda, comercio y otros). Pero en los últimos 12 años, la Av. La Mar parece no haber aprovechado estas ventajas. Por un lado surgen restaurantes en locales de uno o dos pisos, y por otro empiezan a levantarse edificios comerciales genéricos. ¿Cómo debería ser un edificio comercial en la Av. La Mar? ¿Sus ocupantes son los mismos que los de cualquier otro centro empresarial? ¿Entonces, por qué lucen igual que los de cualquier otra parte? Esas cajas bobas envueltas en “papel celofán”, le hacen un flaco favor a una avenida que debería tratar de consolidar un concepto, no solo de usos sino sobre todo físico y espacial.

¿Cómo se piensan la circulación y los estacionamientos? Con los nuevos restaurantes llegan cientos de autos que ocupan las calles, yendo en contra de la tranquilidad de los residentes, pero también de algo a lo que los mismos inversionistas deberían aspirar: a mantener o reforzar el espíritu del lugar. ¿No sería mejor pensar en algunos bolsones de estacionamientos en el perímetro, fomentando que la gente recorra la zona a pie? Por otro lado, ¿Es necesario que la Av. La Mar siga siendo una arteria de flujo intenso, incluso con varias líneas transporte público? ¿No sería mejor reducir el volumen y velocidad del tráfico? ¿Por qué no mejor ensanchar sus ridículas veredas, promoviendo que los restaurantes se “vuelquen” hacia la calle? Es decir, lo contrario a lo que ocurre hoy. ¿No ayudaría eso a generar un verdadero “boulevard gastronómico”?

Ayudaría también que la Municipalidad realice actividades periódicas que ayuden a reforzar esta visión. Pienso en la calle Portobello Road en el barrio londinense de Notting Hill, donde todos los sábados decenas de stands ocupan las calles vendiendo antigüedades y demás; ayudando a reforzar un carácter por el cual el barrio es mundialmente conocido. En unos años, me imagino un domingo caminando por la Av. La Mar, con los restaurantes volcados hacia la calle, con más árboles y menos autos –al menos por ese día–, y en su reemplazo stands de comida que terminen por completar una oferta de comida para gustos y bolsillos más diversos. A eso sí podría llamársele Boulevard Gastronómico La Mar.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada