19 de septiembre de 2018
Marcos Chumpitaz |

Una mano biónica que siente como una real

Los huesos, carnes y nervios están cediendo su lugar a los cables, motores y metales.

Una mano biónica que siente como una real

Por: Marcos Chumpitaz
El sueño ficticio del cyborg podría hacerse realidad muy pronto.

Científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, acaban de presentar una mano biónica que permitirá a los pacientes amputados recuperar el sentido del tacto, incluyendo maniobras de motricidad fina.

Un joven italiano será el primero en probarla este año, durante un mes, y se prevé que será trasplantada de manera permanente en el 2015.

El genio detrás de esta invención es el investigador italiano Silvestro Micera, quien presentó esta novedad durante la reciente Reunión Anual de la Asociación Americana para el Progreso de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés), celebrada en la ciudad de Boston (EE.UU.).

Micera señaló que el miembro biónico se conectará directamente al sistema nervioso del paciente a través de electrodos recortados en los miembros del brazo. Así, cuando el paciente piense en los movimientos que desea hacer, los electrodos captarán las señales neuronales que viajan del cerebro hasta el nervio y los traducirán para el dispositivo, que se moverá de acuerdo a la orden emitida. “Podríamos estar en la cúspide de entregar soluciones clínicas nuevas y más eficaces para personas amputadas en los próximos años”, indicó Micera en Boston.

Los beneficios de tener una prótesis más versátil son incontables. En esencia, los amputados podrán recuperar la destreza y la sensación de tacto. Además, contribuirá a que más pacientes usen de forma real este tipo de dispositivos. Estudios muestran que más del 50% de amputados de mano no usan sus prótesis regularmente debido a su poca funcionalidad y poco control.

Pero esta no es la primera vez que se crea una mano biónica. El año 2009, Micera y su equipo desarrollaron un modelo capaz de mover los dedos de la mano e incluso sostener objetos.

El principal problema con esta primera versión fue que disponía apenas de dos zonas sensoriales, mientras que el nuevo prototipo enviará señales desde las puntas de los dedos, pasando por la palma y llegando hasta la muñeca.

La idea con la nueva mano es que el paciente lo lleve durante un mes para ver cómo se adapta a la prótesis.

Si todo va viento en popa, un nuevo y más acabado modelo estaría listo para nuevas pruebas en el año 2015, anunció Silvestro Micera.

Tags

Ir a portada