21 de abril de 2019
Redacción Publimetro |

Lo bueno y lo malo del desfile militar

Tradicional Parada Cívico Militar convocó amiles de limeños a lo largo de la Av. Brasil. La tardanza de Humala, dos accidentes y el robot MK2 pusieron la cuota anecdótica.

Lo bueno y lo malo del desfile militar (Foto: USI)

Las cuatro horas de la tradicional Parada Cívico Militar, realizada por Fiestas Patrias en la avenida Brasil, estuvieron marcadas por diversos incidentes que seguirán dando que hablar a lo largo de la semana.

Para empezar, el desfile tuvo que retrasarse por casi media hora a causa de la demora del presidente Ollanta Humala. El jefe de Estado arribó a las 10:05 a.m. (debió haberlo hecho a las 9:30 a.m.) y debió cumplir con todo el protocolo que demoró más de veinte minutos. Así, el desfile tuvo que iniciarse a las 10:25 a.m., en vez de las 10 a.m. como estaba pactado.}

A diferencia de su esposa Nadine Heredia, quien llegó temprano a la cita y se desplazó a pie hasta el estrado principal, el presidente recorrió parte de la avenida Brasil en un vehículo jeep.

Fue justamente durante la llegada de Humala, que un camarógrafo de América Televisión sufrió una violenta caída en su intento por captar las mejores imágenes. El hombre de prensa cayó de espalda tras enredarse con unos cables. Al margen de ese incidente atendido por los bomberos, el desfile empezó
con normalidad: el recorrido de las delegaciones extranjeras invitadas, entre ellas las de Brasil, Chile y Ecuador, pusieron la cuota de color.

Minutos después, los becarios del Programa Beca 18 se robaron los aplausos de los presentes apostados en las tribunas. Durante el paso de la Unidad de Operaciones Especiales de la Municipalidad de Lima, ocurriría, sin embargo, el tercer incidente del día: un perro callejero fue echado del lugar de malas maneras por miembros de la seguridad del presidente Humala ante la indignación de varios ciudadanos.

Las Fuerzas de Paz ‘Compañía Haití’, la compañía Chavín de Huántar y una delegación de veteranos del batallón Perú 1974 y del Colegio Militar Leoncio Prado continuaron con el desfile.

Luego fue el turno de las delegaciones de la Marina de Guerra, la Fuerza Aérea y el Ejército con sus respectivas unidades históricas, compañías de cadetes y fuerzas especiales.

Un cuarto incidente se registraría durante el paso de las cuatrimotos del Ejército. Dos unidades chocaron debido a que uno de los conductores empleó excesiva velocidad. Por suerte, no hubo heridos. Durante el turno de la Policía Nacional y sus diversas unidades especializadas, el robot MK2 de la
Unidad de Desactivación de Explosivos UDEX se convirtió en la principal atracción.

Acto seguido, los perros de la Policía Canina, con sus piruetas y bailes, causaron sensación. 37 canes de esta unidad marcharon con sorprendente gallardía
y habilidad.

Una mención especial se merecen los policías asháninkas, que se desempeñan
en la jurisdicción del valle de los ríos Ene y Apurímac.

En la parte final, los miembros del regimiento de caballería y escolta presidencial “Mariscal Domingo Nieto”, así como el histórico regimiento Húsares
de Junín, asombraron por sus bellos caballos.

La Parada Militar concluyó con el sobrevuelo de aviones y helicópteros de los tres institutos castrenses y de la Policía. A las 2:32 p.m., el presidente Humala, acompañado del ministro de Defensa, Pedro Cateriano, se retiró del lugar, dando fin al desfile.

Tags

Ir a portada