22 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Kai, un mochilero convertido en estrella de Internet en EE.UU.

El joven cuenta cómo consiguió parar a un conductor que decía que hablaba en nombre de Jesús y que estuvo a punto de agredir a un hombre.

Kai, un mochilero convertido en estrella de Internet en EE.UU. Kai siendo entrevistado por la cadena FOX (Captura de pantalla)

(AFP). Un joven autoestopista estadounidense se convirtió en protagonista de Internet después de que fuera publicado un video en el que cuenta cómo consiguió parar, gracias a una pequeña hacha, a un conductor racista que amenazaba a dos paseantes.

Publicado el domingo 3 de febrero, el video de su entrevista llena de color ya había sido visto más de 680 000 veces este miércoles en YouTube.

El joven, cuyo nombre es Kai, un viajero sin domicilio fijo, explica cómo consiguió parar a un conductor que decía que hablaba en nombre de Jesús y que estuvo a punto de agredir a un hombre negro y a otros viandantes en Fresno (California, oeste de Estados Unidos).

Previamente, Kai había sido recogido cuando hacía autostop por el conductor en cuestión que, de repente, golpeó la parte trasera de una camioneta de una compañía de electricidad, hiriendo a uno de sus empleados de raza negra.

El conductor salió entonces de su vehículo, fingiendo que era Jesucristo y diciendo que quería librarse de los negros, según los testigos. Después agredió a una mujer.

“Un hombre tan fuerte habría podido romper el cuello de esa mujer como a un lápiz de papel… Por lo que corrí detrás de él con una pequeña hacha y…¡golpe, golpe, golpe!”, recordó Kai, quien al mismo tiempo recrea con energía la acción.

“Hermano, si tu eres Jesucristo, entonces yo seré el anti-Cristo”, añade Kai con un lenguaje muy expresivo y florido.

La intervención del joven permitió evitar que hubiera más heridos.

Por su parte, el sheriff del condado de Fresno detuvo al agresor, un hombre de 54 años, y lo encarceló por tentativa de asesinato, según el periódico local Fresno Bee.

El empleado de la compañía eléctrica PG&E, quien se rompió la pierna, se mostró de su lado más conciliador: “Piensa que no se debe culpar al agresor, nuestro empleado espera que este hombre reciba la ayuda que necesite”, declaró un portavoz de PG&E que transmitía las palabras de la víctima.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada