20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Ganó la lotería, se divorció y se casó con una joven que huyó con fortuna

Adrian y Gillian Bayford constituían una de las familias más ricas del Reino Unido luego de su acierto en Euromillions.

Ganó la lotería, se divorció y se casó con una joven que huyó con fortuna Foto: AFP

En 2012 Adrian Bayford y su esposa Gillian ganaron 148 millones de libras (unos 187 millones de euros) en Euromillions, una la lotería inglesa. Por aquel entonces vivían en Haverhill, Suffolk. Salieron en la televisión con uno de esos enormes cheques.

Todo eran besos, sonrisas y brindis con champán. Cuentan que la pareja y sus dos hijos celebraron el premio esa misma noche cenando en el Domino´s Pizza, aunque pronto se aficionaron a placeres más caros.

Sin embargo, la felicidad conyugal duraría poco: tan sólo 15 meses después de convertirse en millonarios, la pareja anunció su separación.

La historia más sonada fue la de Adrian, que acabó comprometido con Samantha Burbidge, una mujer 17 años más joven que él. A las tres semanas de comenzar su relación y de un paradisíaco viaje a las Maldivas, la mujer renunció a su trabajo. La prensa británica dedicó, en 2013, varios artículos al seguimiento de esta historia que, se conoció recientemente, tuvo un mal final.

Según informó este lunes el portal británico aol.com, Samantha abandonó a Adrian, llevándose consigo caballos por valor de 300.000 libras, un coche de alta gama y los dos perros que tenían.

Bayford se enteró cuando regresó a su casa (una cara mansión valorada en 6 millones de libras) tras un viaje que hizo a Dundee (Escocia) para estar con sus hijos. Cuando llegó a su domicilio, su pareja ya se había ido, llevándose lo que quiso.

“Nadie sabe hasta el momento dónde está Sam. Ni siquiera ha dado razones para la ruptura, diciendo que no era feliz”, comentó un amigo de Adrian.

Fuente: RT español e Infobae.

.-

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada