19 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Gadgets para incrementar la seguridad en tu bicicleta

Un pañuelo que sirve como bolsa de aire y se convierte en un casco durante el impacto, una bocina de bicicleta que imita el sonido de un cuerno y otras maravillas tecnológicas que prometen brindar mayor seguridad a los ciclista que circulan en zonas urbanas.

Gadgets para incrementar la seguridad en tu bicicleta (Foto: The New York Times)

El divertido video de Casey Neistat donde deliberadamente intenta circular por las ciclovías de la ciudad de Nueva York y en el proceso sufre varios accidentes -incluso uno con un carro de policía- ha tocado la fibra de muchos ciclistas en el mundo.

Sin ir muy lejos, nuestra ciudad tiene suficientes motivos para poner nervioso a más de uno que se atreva a ir en dos ruedas, pero para el presidente ejecutivo de Bike New York los principales accidentes se deben a la inexperiencia del ciclista.

“El error más común de los nuevos ciclistas es no manejar de forma predecible”, aseguró Ken Podziba, presidente ejecutivo de Bike New York -una ONG que promueve el uso de la bicicleta- al diario The New York Times.

“Por ejemplo, las personas que tienen miedo a ser impactadas por detrás por un auto, a menudo se suben a la vereda y andan contra el tráfico, lo que en realidad aumenta el peligro de que sea golpeado por un automóvil que no ve. El miedo es el peor enemigo de un ciclista”, señala el artículo.

Este miedo, que a veces impide que uno opte por un estilo de vida más saludable, la necesidad de tener mayor confort y seguridad en las vías ocasionó que se creen nuevas aplicaciones y gadgets que prometen brindar la misma seguridad que da una bolsa de aire y la navegación satelital al carro familiar.

Una de las mayores quejas de los ciclistas es que no son vistos. El diario neoyorquino menciona el caso de Jonathan Lansey, de 28 años, quien pasó años esquivando carros en viaje diario al trabajo en Boston. Así que comenzó una campaña de Kickstarter para financiar la producción de una bocina tipo cuerno que puede escapar a la vista de nadie*.

“Es vergonzoso que te toquen la bocina de un carro”, dice Lansey, “pero es más vergonzoso que la bocina sea de una bicicleta”.

Otro caso es el de Philip McAleese, de 39 años, quien en su afan por llamar la atención desarrolló una luz de bicicletas llamado See.Sense, que tiene sensores que reaccionan al movimiento. Si el ciclista usa los frenos, las luces parpadean en un patrón similar al de la ambulancia o policía. De esta manera, la bicicleta es más vivible y ayuda a prevenir la colisión lateral.

Otro invento es el Xfire Bike Lane, el cual lanza dos láseres rojos de alta visibilidad que se proyectan como dos líneas de un metro en el camino. El carril iluminado es visible para los automovilistas hasta una milla de distancia, según su fabricante.

Pero quizás lo que más sorprende es el casco de moto inflable llamado Hovding, que funciona como bolsa de aire del automóvil. El dispositivo, se lleva alrededor del cuello como una bufanda, detecta el impacto de una colisión y se infla una especie de casco de inmediato alrededor de la cabeza y el cuello del ciclista. Lastimosamente, hasta el momento, el Howding solo se vende en Europa.

Para aquellos que han sufrido el mal rato de ser víctimas de robos de bicicleta, llegó el dispositivo BikeSpike, la cual permite realizar un seguimiento de la bici en un smartphone .

El BitLocker es un candado con giro. Se puede bloquear y desbloquear mediante un smartphone y no solo del ciclista, un vez que este le da permiso a otros usuarios estos pueden desbloquearlo.

Además, está la Rueda de Copenhague, que sustituye la rueda trasera y realiza un seguimiento de la distancia recorrida y la quema de calorías. Y para aquellos tecnológicos, existe el Atom, un paquete de baterías USB que se recarga al pedalear. Se puee conectar directamente a cualquier dispositivo con conexión USB.

“Usted puede tener su bicicleta equipada con la última tecnología, lo cual está muy bien”, dijo Podziba, “pero hay que recordar que va a compartir el camino con los conductores y otros ciclistas, que están acostumbrados a ciertos comportamientos”.

Una vez que los ciclistas superen el miedo, añadió, “el caos diario en realidad puede ser muy divertido, interesante y podrá conectar nuestra ciudad como nada más puede hacerlo”.

)

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada