16 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

'¡Feliz cumple, querido Perú!', por Milagros Agurto

Un recorrido por los paisajes y comidas de nuestro país para celebrar Fiestas Patrias.

'¡Feliz cumple, querido Perú!', por Milagros Agurto Riquezas y tradiciones de la costa norte. Huanchaqueros se lanzan al mar a pescar en sus caballitos de totora (Shutterstock)

Por Milagros Agurto
Nutricionista coach de vida empresarial y de salud

El Perú, esta semana, cumple 197 años y ¡no son pocos! En todo este tiempo de nuestra vida republicana, mucha agua bajo el puente ha corrido; pero algo que casi de manera inalterable permanece y genera vínculos entre nosotros son la gastronomía, la música y todas nuestras tradiciones.

Y como toda celebración, tiene que ser a lo grande. Aprovechando para salir de paseo o de viaje, conocer nuevos lugares y culturas, degustar la variedad de platos regionales y llenando el cuerpo de la mejor energía que la naturaleza del Perú nos regala con sus paisajes.

Así, me encantaría hacer un pequeño recuento de algunos lugares maravillosos, de su buena música y de esos platos que nos llenan de emoción y orgullo. Primero, no podemos dejar de reconocer lo que el mar del Perú nos regala: olas maravillosas y ese bendito pescado, tan versátil que engalana cualquier mesa no solo por ser nutritivo, sino por su extensa variedad para convertirse en un cebiche, tiradito o lo que el paladar más exigente pida.

Pero no me quedó ahí, porque como buena hija de piurano, he crecido comiendo delicias como el tamalito verde, el seco de chabelo y los chifles. Y saquen de su cabeza esas frases “grasofóbicas” llenas de huachafería que nos están haciendo olvidar la esencia del vivir y del placer. Si se han decidido por la comida del norte, obligado deben disfrutar de estas delicias con una buena chicha y de postre, para no perturbar mucho la digestión, pueden pedir una papaya en cubos o directamente un huevo chimbo y listo.

Ahora, no significa que tengan que comer la porción generosa que les sirvan, para eso existe el compartir, así prueban de todo sin que el botón del pantalón explote. Si sienten que han comido mucho, no hay problema; en la noche, un buen baile a ritmo de marinera o tondero y el asunto queda arreglado.

Estamos de acuerdo en que el norte tiene lo suyo, pero la sierra del Perú no se queda atrás. Cielos celestes con nubes que parecen algodones que podemos agarrar, un sol maravilloso y, de pronto, si estamos por el Colca, podemos ver al gigantesco cóndor abrir sus alas y majestuoso adueñarse del mundo. En el recorrido, no solo encontraremos paisajes, sino historia, tradición y aprendizaje.

Camino al Colca, bájense del auto e intenten caminar. El corazón se acelera, sentirán dificultad para respirar y un frío intenso. Miras la naturaleza y te das cuenta de su inmensidad y que frente a ella, realmente, no somos nada. Pero bueno, si el frío arremete con furia, nada mejor que tomar una tisana de muña, chachacoma y otras hierbas.

La chachacoma crece a 3.800 m.s.n.m., y su uso tradicional es para catarros, resfríos, nerviosismo, mareos y regular la presión. Y si quieren disfrutar de paisajes, encontrarán cultivos que parecen mantos de perlas de hermosos colores. Si el frío arremete nuevamente, pues las aguas termales pueden abrigar; aunque sea por un momento y de paso aprovechamos todos los beneficios de los minerales y sustancias que contiene.

Del frío intenso del Colca vamos al calor y al verde, a la selva maravillosa, con su música chispeante, frescos potajes, brebajes creativos y colores fulgurantes. Disfrutar del venado, mono, suri y para los más atrevidos que quieran hacer adentrarse en la selva, frutas silvestres, animales como el sajino y el desafío de encontrar la salida en la montaña. He visto personas que han ido a hacer sobrevivencia en la selva y encontraron muchas bondades en la naturaleza.

Cuánta falta hace reconocernos como un país grande. Esto solo es una pincelada de lo que somos. Descontado está que somos gente maravillosa, pero a veces nos empeñamos en demostrar lo contrario. El Perú es grande pero dependerá de nosotros que cumpla los 200 años siendo más grande. Es un regalo que con amor podemos hacerle cantándole “cómo no te voy a querer si eres mi Perú querido, el país bendito que me vio nacer”.

NOTAS RELACIONADAS

Milagros Agurto: ‘Cumplir 40 suena pesado; hagamos un alto para mirarnos al espejo como una totalidad’

‘Lo que calla la emoción, nuestro cuerpo lo dice’, por Milagros Agurto

‘Aceitunas para el buen vivir’, por Milagros Agurto

‘El temor y el amor’, por Milagros Agurto

‘¿Por favor miénteme?’, por Milagros Agurto

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada