21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

La experiencia de volar con la imaginación

Los niños del Centro Ann Sullivan del Perú participaron de un vuelo simulado a Honolulu. El local de la institución educativa para personas con autismo y síndrome de down fue transformado en el Jorge Chávez.

Niños del Centro Ann Sullivan del Perú.

Por José Barreto

Son las 8 a.m. e Isaí está entusiasmado. Se pone una camisa hawaiana naranja, coge la maleta que alistó anoche y sale de casa con una sonrisa enorme: hoy viajará a Honolulu.

Pero este no será un viaje cualquiera. Él, al igual que otros sesenta alumnos del Centro Ann Sullivan del Perú (CASP), cruzarán fronteras con el arma humana más poderosa: la imaginación.

Ya son las 10 a.m. y por los parlantes se pide a los tripulantes pasar por los controles, mientras los familiares los despiden con pancartas.

Ya dentro del aeropuerto, Isaí, quien hoy cumple ocho años, se encuentra con una experiencia nueva. Y es que, además de lidiar con el bullicio típico del aeropuerto –recreado en parlantes–, tiene que atravesar el counter y los controles de seguridad para poder abordar.

Luego de un corto momento de tensión en el detector de metales, Isaí llega al avión, busca el asiento asignado en su ticket de abordaje, y aguarda paciente.

Tras unas largas e imaginarias dieciseis horas de vuelo, Isaí y sus amigos han llegado a Honolulu, donde son recibidos con los típicos collares y coronas de flores.

Este espectacular montaje se realiza en un espacio del mismo CASP desde hace cinco años gracias a Delta Airlines, con el único objetivo de que niños y adolescentes con habilidades diferentes vivan la experiencia de volar.

“Un niño autista o con síndrome de Down, con la adecuada preparación, no tendrá dificultad para viajar”, nos comenta Liliana Mayo Ortega, directora y fundadora del CASP.

Para Delia Ortega, gerente comercial de Delta Perú, esta experiencia es enriquecedora y absolutamente necesaria para las empresas.

“Ellos también son nuestros clientes. Es imperativo estar preparados para darles la experiencia que merecen”, dice Ortega.

Mayo cierra este día con un consejo. “Los padres son quienes primero deben erradicar sus miedos. Llévenlos al aeropuerto. Prepárense y preparen a sus hijos. Hay esperanza, vuelen juntos”, enfatiza.

Mi Pequeña (gran) Ayuda, por Zoë Massey

Una persona que nace con alguna discapacidad en nuestra ciudad la tiene difícil, mucho más si tiene limitados recursos económicos. Imagina un poco más allá: una persona con discapacidad, limitados recursos económicos y que vive en un arenal alejado de cualquier pista pavimentada.


.-

No dejes de seguir a Publimetro en Facebook

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada