15 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Expandiendo la memoria humana con aplicaciones tecnológicas

Recordar y olvidar son procesos humanos que la tecnología busca expandir. ¿Pero hasta qué punto este beneficio se vuelve contraproducente?

Expandiendo la memoria humana con aplicaciones tecnológicas (Foto: Shutterstock)

Cada día hay nuevos inventos tecnológicos que buscan expandir nuestra memoria o al menos tener un registro fehaciente de lo vivido cada día. ¿Pero esto a la larga puede ser bueno o malo?

La aplicación como Memoir tiene una finalidad que va más allá del puro egocentrismo. La idea de Lee Hoffman, creador de Memoir, es diseñar un app para Google Glass que permitirá compilar fotografías, interacciones que realicemos en redes sociales, mejor dicho “aumentar la memoria humana”.

“Todo lo que tu cerebro haga, se podrá grabar todo lo que hagas”, asegura. Y según Hoffman esta aplicación podrá incluso hacernos sentir el famoso “flashback” instantáneo cuando visitamos un lugar, solo si se tiene suficiente memoria almacenada en la aplicación.

Otra aplicación similar es Memoto que intentará comercializar una cámara portátil que archivará hasta 2 mil 880 fotografías tomadas aleatoriamente durante el día.

Y Everyday.Me creará un “timeline” de tu vida el cual podrás revisar en las redes tradicionales como Facebook, Twitter o Foursquare.

Sin embargo, este tipo de aplicaciones podría tener un costo muy alto en nosotros. En un estudio realizado en el 2007, el neurocientífico Ian Roberston realizó una encuesta a 3 mil participantes.

En ella el 87% de los participantes mayores de 50 años pudo recordar la fecha de cumpleaños de sus pacientes más cercanos, mientras que solo el 40% de los menores de 30 pudo hacer lo mismo. Incluso un tercio de estos participantes tuvo que recurrir a su teléfono para decir cuál era su número telefónico.

Además, tener un registro de todo los sucesos vividos podrías afectarnos a la larga. El olvido también es parte importante de nuestra experiencia subjetiva del mundo .La psicóloga Samantha Smithstein escribió en la página web Psichology Today que “el proceso de perdonar implica olvidar en cierta medida, y en algunos casos es posible solamente con el paso del tiempo. El recuerdo del evento traumático va perdiendo “detalles” con el tiempo y empieza a “desvanecerse”.

“Hay ocasiones en las que recordamos habernos conmovido hondamente sobre algo. Si tenemos un registro o fotografía disponible puede disminuir la memoria cuando revisitamos el evento, haciéndolo banal”, asegura.

Incluso para el filósofo y escritor Nicolas Carr, es peligro depender menos de nuestra memoria para preservar recuerdos. Cesar del ejercicio de la memoria puede hacer que nuestro cerebro a la larga no pueda retener recuerdos importantes.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada