23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Evo Morales defiende así el peculiar crucifijo que le regaló al Papa Francisco

El mandatario boliviano indicó que el Cristo sobre una hoz y un martillo que le obsequió al Sumo Pontífice recupera el mensaje del padre Luis Espinal, un cura jesuita asesinado en La Paz en 1980

Evo Morales defiende así el peculiar crucifijo que le regaló al Papa Francisco (AFP)

(AFP). El presidente de Bolivia, Evo Morales, defendió la noche del jueves el crucifijo tallado sobre la hoz y el martillo que le regaló al Papa, y recordó que fue creación del sacerdote jesuita Luis Espinal, asesinado en 1980 en Bolivia.

“El padre Espinal ha estado con los pobres, ha sido torturado antes de ser asesinado. Ese padre ha diseñado, ha tallado, ha hecho la cruz con la espada y la hoz. No es invento de Evo Morales, solo estamos recuperando ese mensaje del padre Luis Espinal”, dijo el gobernante en una entrevista al canal de televisión CNN en español.

El mandatario dijo que este peculiar crucifijo será entregado en el futuro “a hombres y mujeres que llevan adelante la fe religiosa para la liberación de los pueblos”.

En tanto, en entrevista a Telesur, Morales también reiteró las enormes coincidencias con Francisco en temas de justicia social. “Enormes coincidencias sobre el capitalismo, sobre la Madre Tierra, la Justicia Social. Por eso desde el momento en que lo conocí en Brasil, hace dos años, dije: ahora sí tengo papa”, explicó.

Morales, el primer gobernante indígena en la historia del país, aclaró además que sus padres son católicos y le enseñaron a serlo también.

El papa argentino, quien llego a Bolivia el miércoles, rindió homenaje a Espinal, rezando ante el lugar donde su cuerpo torturado y acribillado fue encontrado en La Paz.

Espinal, de nacionalidad española y especializado en periodismo y audiovisuales, fue incómodo para las dictaduras militares bolivianas.

Desde el semanario “Aquí” denunció la corrupción, la violencia ejercida contra el pueblo y los supuestos nexos de los militares con el narcotráfico.

La noche del 21 de marzo de 1980, en la antesala de un nuevo golpe de estado, Espinal fue secuestrado por desconocidos tras salir al cine. Lo torturaron hasta la muerte y en un sendero abandonaron su cadáver con 17 disparos.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada