22 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Evangelina Chamorro: "Le pedí fuerzas a Dios para que mis hijas no se queden huérfanas"

Dijo que solo cuando estuvo en el hospital sintió dolor.

Evangelina Chamorro: "Le pedí fuerzas a Dios para que mis hijas no se queden huérfanas" (Foto: Difusión)

Evangelina Chamorro, la mujer de 32 años que sobrevivió al huaico en Punta Hermosa y cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo, sostuvo hoy que mientras se encontraba entre el lodo, las piedras y los escombros le pidió a Dios darle fuerzas para que sus hijas no se queden huérfanas.

Con voz entrecortada, luego de ser dada de alta del hospital María Auxiliadora, en Villa María del Triunfo, Evangelina narró en conferencia de prensa los dramáticos momentos que vivió luego de que el huaico la arrastró a lo largo de tres kilómetros.

Comentó que el 15 de marzo último, cuando el huaico bajó por la quebrada, ella se encontraba en su chacra con su esposo, después de dejar a sus hijas en el colegio, y que, en un instante, el lodo los rodeó.

En un primer momento, se sujetaron de un tronco pero este se quebró y su esposo siguió agarrándola de las manos, pero no aguantó más y la soltó al ser arrastrado por el fenómeno natural. “Yo estaba desesperada, tenía palos encima. Durante media hora pedimos ayuda, pero nadie nos escuchó”.

Contó que todo el tiempo su esposo le daba aliento, le decía “fuerza” y la animaba a nadar, pese a la presión de la correntada. Sin embargo, de pronto lo perdió de vista.

“Durante todo ese rato tragué barro, me llené todo mi cuerpo de barro. Me acordé de mis hijas y me dije qué será de ellas sin su madre y su padre. Y le pedía a Dios darme fuerzas para salir”.

Manifestó que cuando pasó el puente de Punta Hermosa y vio a varias personas ya casi no podía respirar, pero siguió pidiendo ayuda a Dios.

“Cuando salí de entre los escombros –agregó–, solo me acuerdo haber dado unos pasos y desde allí no sé quién me cargó y solo me desperté en el hospital”.

“En ese momento no sentía mis heridas, pero cuando estuve en el hospital allí sí grité por el dolor”, narró.

Su esposo, Armando Rivera, en medio de la conferencia de prensa le entregó un ramo de flores, la abrazó y le dio un beso; agradeció al hospital y a su familia y vecinos por el apoyo brindado.

“Quisiera que ella se recupere el 100 % para tomar una nueva vida. Quiero agradecerle a Dios porque prácticamente nos dio una nueva oportunidad”, anotó.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada