19 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

"Disolver": ¿Qué debemos recordar los peruanos el 5 de abril?

A 21 años de la disolución del Congreso durante el gobierno de Alberto Fujimori, Publimetro hace un recuento de los hechos y sus consecuencias hasta hoy.

"Disolver": ¿Qué debemos recordar los peruanos el 5 de abril? El discurso de Alberto Fujimori fue transmitido por televisión nacional.

Por: Rollin Cafferata

“Como Presidente de la República, (…)me he sentido en la responsabilidad de asumir una actitud de excepción para procurar aligerar el proceso de esta reconstrucción nacional, por lo que he decidido tomar las siguientes trascendentales medidas:

Primero, disolver temporalmente el Congreso de la República, hasta la aprobación de una nueva estructura orgánica del Poder Legislativo, la que se aprobará mediante un plebiscito nacional. Segundo, reorganizar totalmente el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales, y el Ministerio Público para una honesta y eficiente administración de justicia. Tercero, restructurar la Contraloría General de la República con el objeto de lograr una fiscalización adecuada y oportuna de la administración pública (…).”

Disolver, reorganizar, reestructurar. Con ese mensaje presidencial pronunciado el 5 de abril del año 1992, Alberto Fujimori Fujimori, generó un caos social y político sin precedentes en nuestra historia. El episodio se conoce como “El autogolpe de Estado del 92”.

¿Qué debemos recordar los peruanos de aquel 5 de abril?
“Los costos de la responsabilidad política que lleva a situaciones en las cuales la población está dispuesta a abrazar salvadores que destruyen instituciones y concentran el poder”, reflexiona Eduardo Dargent, politólogo y catedrático de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

El Perú tuvo, durante 1992, dos máximos mandatarios. Uno tras las pantallas de televisión y otro en las sombras. Máximo San Román, quien fuera vicepresidente antes del golpe, fue nombrado el 21 de abril presidente por el depuesto Congreso de la República (que, desconociendo las medidas de Fujimori, seguía sesionando pero esta vez en el Colegio de Abogados de Lima). La banda presidencial le fue entregada por Fernando Belaúnde Terry. En enero del año siguiente, el Congreso Constituyente Democrático declaró a Fujimori único presidente constitucional. San Román convocó a las Fuerzas Armadas para derrocar al futuro dictador, pero sus palabras no recibieron eco.

“Todo lo sucedido, por supuesto, fue responsabilidad de quien lo hizo. Pero también fue responsabilidad de aquellos grupos políticos que generaron un desastre tan grande en la década del ochenta, que prepararon el terreno para ese resultado. El autogolpe nos enseñó a valorar más la necesidad de ciertos controles frente al poder; que la concentración de poder puede llevar a corrupción y a abusos”, añade Dargent.

La voluntad del pueblo
No obstante, el 80% de los peruanos estuvo de acuerdo con la abolición del Congreso de la República. Asimismo, en el 1993, se aprobó mediante referéndum democrático la derogación de la Constitución de 1979 y la instauración de la actual.

“El 5 de abril podría haber significado una esperanza de que cambien las cosas para bien pero, sinceramente, no cambiaron” indica Henry Pease, doctor en Sociología y ex Presidente del Congreso.

“En relación a lo económico, las medidas de Fujimori sí detuvieron la hiperinflación, pero fue como curar la fiebre del enfermo: bajar la fiebre no es curar la enfermedad. Durante esos diez años los índices de pobreza fueron bastante más altos que el 50%(…) Una dictadura con una cantidad impresionante de ladrones; con una corrupción que se ha insertado tan exitosamente en el sistema que, hasta ahora, no acaba. Nunca se ha robado tanto como en esos años.”

¿Y ahora?
“Debemos defender las reglas de juego democráticas; saber negociar, saber conversar, saber escuchar al otro. Y no aceptar que la política sea simplemente ‘Yo levanto la pata y me impongo a los demás’”, sentencia Pease.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada