22 de abril de 2018

Temas del día

Redacción Publimetro |

'El diablo fue rubio', por Verónica Klingenberger

“Dicen que la influencia más importante de los Rolling Stones no fue el blues sino una rubia que les ofreció hachís en el backstage…”

'El diablo fue rubio', por Verónica Klingenberger (Foto: Difusión)

POR VERÓNICA KLINGENBERGER
Periodista
@vklingenberger

Dicen que la influencia más importante de los Rolling Stones no fue el blues sino una rubia que les ofreció hachís en el backstage la primera vez que los vio en un concierto en Múnich, en el 65. O para decirlo de otra forma: Anita Pallenberg fue el chutazo a la vena de blues real de tres Stones fundamentales: el fundador Brian Jones, y la dupla creativa compuesta por Keith Richards y Mick Jagger. La influencia que tuvo en una de las bandas más influyentes de la historia es algo con lo que todos parecen estar de acuerdo.

Anita murió este martes y las causas de su muerte no se revelaron, lo cual ha tenido un efecto agradable: todo lo que se escribió y sigue escribiéndose se concentra únicamente en su intensa vida. Aun así, muchas cosas se fueron con ella, con esa elegancia que solo concede el silencio. En sus últimos años de vida le ofrecieron escribir una autobiografía y desistió porque los editores buscaban que se enfocara, sobre todo, en su relación con los Stones. Pero su estilo e inteligencia marcaron a todos los que la conocieron e inspiraron canciones, adicciones, pasiones y el looksazo de los Stones a partir del Between the Buttons.

Pero primero, la música: Gimme Shelter, el tema que Jagger alguna vez describió como “una canción del fin del mundo”, fue en realidad el sonido que hace un corazón al romperse. Por ese entonces, 1969, Richards y Pallenberg ya eran pareja (juntos tuvieron tres hijos) y la joven modelo y actriz filmaba su película más célebre: Performance (descrita con humor por Richards como “porno de tercera categoría” en Life, su autobiografía). Su coprotagonista era Jagger y los directores exigían que las escenas de sexo fueran reales. Los rumores de eso y del supuesto romance entre los dos llegaron a Richards y bueno, el chico compuso uno de los riffs más famosos de la historia. 41 años después de “procesar su rabia y celos”, un maduro Richards escribió que Jagger la tenía chiquita.

Lo cierto es que algo habrá generado Anita en Jagger porque este confesó que volvió a mezclar el Beggars Banquet después de escuchar su crítica. Pallenberg también inspiró Angie y You Got the Silver e hizo coros de Sympathy for the Devil. En 1994, Marianne Faithfull confirmó su influencia en la banda de los chicos malos. “Cómo Anita llegó a estar con Brian es realmente la historia de cómo los Stones se convirtieron en los Stones. Casi sin ayuda de nadie, ella ingenió una revolución cultural en Londres al reunir a los Stones y a los jóvenes más ricos e influyentes”, escribió en su autobiografía.

Pallenberg fue una rebelde desde muy pequeña. En 1960, a los 16 años, fue expulsada del colegio y terminó su educación deambulando por las calles de Roma, París y Nueva York. Su cultura (hablaba cinco idiomas, por decir algo) y contactos tuvieron un impacto inmediato en la banda desde su imagen hasta los círculos que empezaron a frecuentar –cuando los conoció ya era amiga de Warhol y su grupete–. Además de inspirarlos, fue seriamente temida en una pandilla de parranderos de verdad: “Anita me aterraba, ella siempre decidió quién moría en la batalla”, escribió Richards. “Casi me mata”, remató Jagger. La rubia que muchos pudimos confundir con otra groupie fue en realidad el mismo demonio para sus majestades satánicas durante su mejor época (los 60 y 70).

MÁS NOTICIAS

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO