15 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

El 75% de depresivos no acude al médico en Perú

Suicidio de Robin Williams pone a la depresión sobre el tapete. En el 70% de los casos se puede curar con medicación y apoyo emocional. Sin embargo, solo una de cuatro personas con esta enfermedad busca ayuda profesional en nuestro país

El 75% de depresivos no acude al médico en Perú (Foto: Shutterstock)

La triste noticia del suicidio de Robin Williams conmocionó al mundo esta semana. El carismático actor estadounidense pasaba por un momento difícil –era depresivo y ahora se sabe que tenía el mal de Parkinson – y un mes antes de tomar la fatal decisión de ahorcarse en su casa se había anotado en un programa de rehabilitación por sus viejos problemas con el alcohol y las drogas.

Desde su muerte el lunes pasado, muchos se han preguntado qué puede llevar a una persona a quitarse la vida. ¿Cómo se ve el mundo cuando uno está deprimido? ¿Qué pasa por la mente de una persona para preferir morir? ¿Qué es la depresión y cómo se manifiesta?

Lo primero que anota el doctor Humberto Castillo Martell, director general del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, es que la depresión es una enfermedad que afecta al estado de ánimo y se forma desde la infancia.

“Todos tenemos una cierta energía para hacer nuestras actividades cotidianas. A veces, nos faltan esas ganas porque estamos tristes, estresados o inseguros. Son reacciones normales, pero se vuelven un problema cuando hay una desproporción entre las causas y la magnitud de la tristeza”, explica el doctor Castillo Martell.

En esos casos, estamos ante un cuadro depresivo. Los pacientes se sienten solos aunque estén acompañados e infravaloran sus habilidades pese a que su entorno sí las reconoce. “En su interior, el depresivo piensa que no tiene capacidad”, explica el especialista. Esta reacción anímica encuentra su explicación en lo que sucede en el cerebro. “Nuestra mente tiene dos áreas y estas no están coordinando bien. La parte de las emociones infantiles no empata con el lado que analiza la realidad”.

Afortunadamente, esta “falla en la conectividad en el cerebro es susceptible de ser reparada con medicamentos de manera prolongada pero temporal”, comenta.
Los especialistas pueden recetar las medicinas por seis meses, un año y en algunos casos hasta por dos años. En casos más severos, el tratamiento farmacológico se acompaña de psicoterapias, pero en la mayoría de casos basta con los medicamentos. Lamentablemente, en el Perú solo la cuarta parte de personas con depresión busca atención de salud.

Para Castillo Martell, la mejor manera de prevenir la depresión es una infancia plena. “Desde que el niño nace, debe recibir afecto, protección y cariño. Hay que cuidarlo hasta que vaya ganando mayores competencias, sin sobreprotegerlo”.

Por eso, los padres deben estar atentos a las emociones del niño y monitorear sus miedos, tristezas y cóleras. “Cuando el niño está expuesto a una situación difícil, insegura o crítica, su sistema nervioso se va debilitando y puede ocasionar una depresión futura”.

Cifras del mal

En nuestro país, el 6% de las personas mayores de 15 años presentan cuadros depresivos.

-Ayuda profesional. El 70% de personas depresivas se puede curar con fármacos y apoyo emocional. El 30% requiere un tratamiento más especializado y psicoterapia.
-Decisión fatal. De cada 20 personas depresivas, una intenta matarse. De cada 20 personas que tratan de suicidarse, una logra acabar con su vida.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada